Menú Buscar
Joaquim Gay de Montellà (Foment), Josep González (Pimec), Joan Carles Gallego (CCOO), Pepe Álvarez (UGT) y Felip Puig, en el centro.

La consejería de Empresa catalana reparte seis millones entre grandes patronales y sindicatos

El departamento, dirigido en 2015 por Felip Puig, también entregó dos millones al Ayuntamiento de Barcelona para paliar el impacto del turismo

5 min

Las grandes patronales y los principales sindicatos se repartieron un total de 5,82 millones de euros de subvenciones de la Consejería de Empresa y Conocimiento de Cataluña en 2015, denominada entonces Economía y Ocupación y dirigida por Felip Puig.

La mayor parte de esta aportación corresponde a ayudas públicas previstas en un convenio entre los beneficiarios y la Generalitat de Cataluña, cuyo importe se fija según la representatividad, el peso de cada organización en los órganos de concertación social. En el caso de los representantes de los trabajadores, el peso de cada organización se calcula según el número de delegados sindicales. En el caso de las patronales, la complejidad de la operación ha llegado a los tribunales tras un intento de reordenación fallido del exconsejero.

2,4 millones para las patronales

Eso sí, no es Jordi Baiget, el sustituto de Puig en Empresa, quien asume las consecuencias. Lidia con ellas la responsable de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Dolors Bassa. La exsindicalista de UGT, en la órbita de ERC, decidió repartir de forma equitativa (el 33%) la representatividad y las subvenciones entre Foment el Treball, su patronal de pymes, Fepime, y Pimec.

Antes de esta convulsión, y con un reparto diferente, Empresa inyectó 1,4 millones en dos partidas distintas a Foment, presidida por Joaquim Gay de Montellà, y algo más de un millón a Pimec. Eso sí, la patronal capitaneada por Josep González obtuvo fondos de cinco partidas distintas.

Apoyo a los emprendedores

La participación institucional como agentes sociales supone la principal aportación pública. La gran patronal también se benefició del programa catalán de apoyo a las personas emprendedoras, mientras que la organización catalana que representa a las pymes recibió mucho menos dinero de forma directa, 836.000 euros.

Pimec se llevó 10.000 euros para realizar el anuario de la pyme catalana de 2015, otros 40.000 para desarrollar la facturación electrónica entre los asociados, casi 63.000 del programa de apoyo a los emprendedores y unos 60.000 euros para la filial que trabaja con los autónomos.

CCOO y UGT

El agente social más beneficiado por estas partidas es CCOO. El sindicato encabezado por Joan Carles Gallego se llevó 1,6 millones en ayudas de la Consejería de Empresa en 2015. La organización superó a UGT en las elecciones sindicales, por lo que la subvención directa es algo superior: 1,36 millones frente a los 1,31 millones que recibió la organización dirigida en ese momento por Pepe Álvarez.

CCOO también consiguió una ayuda de casi 380.000 euros para organizar actividades de promoción sindical. La Generalitat otorgó 370.000 euros por el mismo concepto a UGT.

Barcelona recibe dos millones

Del resto de ayudas, destaca los dos millones que Puig inyectó al Ayuntamiento de Barcelona. Es habitual que el Gobierno catalán subvencione una parte de la actividad de las oficinas de promoción económica municipales o supramunicipales, pero la aportación que recibió Ada Colau, ya que el convenio se firmó el 11 de diciembre de 2015, se aleja de esta iniciativa.

Barcelona pidió una ayuda para “financiar actuaciones de minimización del impacto de la afluencia turística sobre el espacio público y los servicios en determinadas áreas de la ciudad de Barcelona”, indicó la consejería en el DOGC.

Endesa recibió 66.000 euros

Los principales agentes sociales y el consistorio catalán coparon el 93% de las subvenciones de Empresa analizadas, las más cuantiosas. Incluyen las aportaciones directas por resolución o convenio, las de concurrencia públicas y algunas partidas del programa de apoyo a las personas emprendedoras y el de consolidación, refuerzo y reinvención de trabajo autónomo.

Del resto, USOC, la tercera fuerza sindical catalana, recibió 81.371 euros; la Unión de Trabajadores Autónomos de Cataluña 63.174. Y la eléctrica Endesa recibió 66.115. El grupo ingresó esa aportación directa por convenio en forma de contribución al “soterramiento de la línea eléctrica de la bahía de los Alfacs para garantizar el suministro eléctrico a Compañía de Investigación y Fomento Minero (Infosa)”, un grupo de producción de sal minera del Delta del Ebre.