Menú Buscar
Albert Jané, cofundador y CEO de Vytrus Biotech

Primera inversión del ICF Venture Tech II: La biotecnológica Vytrus Biotech

El fondo de la entidad pública inyecta medio millón de euros en la compañía, conjuntamente con la entrada de perfumerías Júlia en una ronda que busca levantar 1,5 millones

3 min

ICF Venture Tech II, uno de los nuevos formos de inversión que ha lanzado el Institut Català de Finances (ICF) se estrena con la biotecnológica Vytrus Biotech. Esta firma recibió en marzo del pasado año un préstamo de 200.000 euros de la entidad de la Generalitat. Ahora, el vehículo inversor ha inyectado medio millón de euros en la compañía, que tiene su sede en Terrassa (Barcelona) y está especializada en biotecnología vegetal.

La empresa aplica la tecnología del cultivo de células madre vegetales al sector cosmético y al sanitario. La empesa liderada por Albert Jané elabora ingredientes activos naturales para combatir la caída del cabello o el acné. Comercializa sus productos en una veintena de países a través de distribuidores, según publica Expansión

Ronda de financiación

La inversión del fondo del ICF se enmarca en una ronda de financiación en la que está inmersa la empresa y que busca levantar 1,5 millones de euros. De esta cifra, Vytrus ha conseguido ya algo más de 700.000 euros de diferentes inversores, entre los que destaca el family office de la cadena andorrana de perfumeries Júlia, que ha aportado 470.000 euros.

Otro nuevo accionista relevante es el propio distribuidor de Vytrus en los países nórdicos, que ha invertido 150.000 euros a título personal. La información del mencionado diario explica que la biotecnológica quiere captar los 300.000 euros restantes de la ronda mediante un crowdfunding con la plataforma Sociosinversores.

Accionistas

Entre los accionistas históricos de Vytrus se encuentra Inkemia, biotecnológica cotizada que posee ahora el 18% del capital y que está vendiendo activos para garantizar su continuidad. Con los nuevos recursos económicos, Vytrus Biotech pretende financiar sus planes de crecimiento y de internacionalización.

Según explica Jané a Expansión, una vez ejecutada una fuerte inversión en I+D, el reto consiste en “fortalecer la parte comercial y la parte productiva”. La empresa potenciará para ello su equipo comercial y aumentará la capacidad de producción de las instalaciones de Terrassa, que cuentan con 900 metros cuadrados.