Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los Bomberos realizando tareas de extinción en la petroquímica IQOXE de Tarragona / BOMBERS

La industria catalana batió récord de muertos en 2020

La siniestralidad laboral aumentó en todos los sectores pese al auge del teletrabajo y el impacto de los ERTE

3 min

El coronavirus dejó bajo mínimos la actividad de la industria catalana en 2020. Sin embargo, la siniestralidad laboral registrada en las fábricas aumentó pese al impacto de la crisis sanitaria. Según datos recopilados por UGT, 21 personas fallecieron en este sector durante el año pasado, más del doble de las nueve que perdieron la vida en 2019.

Antonia Fuentes, secretaria de salud laboral en UGT-FICA, reconoce su "sorpresa" ante el incremento súbito de accidentes mortales el mismo año que el teletrabajo y los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) vaciaron los centros de producción. Pero recuerda que España se sitúa en el furgón de cola en materia de riesgos laborales desde que Eurostat empezó a registrar los datos de siniestralidad laboral de la zona euro. "Muchas empresas ven la prevención como un coste y no como una inversión de futuro", lamenta.

48 accidentes mortales

Hasta el mes de noviembre de 2020, el sindicato contabilizó 48 siniestros mortales en Cataluña, entre los cuales destacó la trágica explosión de la planta química de Iqoxe. Por sectores, 21 se dieron en la industria, 15 en la construcción y dos en la agricultura. "Pese a los confinamientos, las bajas por positivos, los cierres perimetrales y las pérdidas de empleo, hemos superado los datos del ejercicio anterior", manifiesta Fuentes.

"A estas cifras habría que sumar los 26 accidentes mortales in itinere", apostilla la portavoz. "Hablamos de accidentes letales, pero también hay centenares de accidentes graves que a medio plazo pueden provocar la muerte del trabajador.

Inspección colapsada

"Al igual que no pudimos asumir un colapso de la sanidad pública, estos datos reflejan el parón de la Administración que dejó a la Inspección colapsada. En 2020, no contamos con todos los responsables encargados de velar por el cumplimiento de la normativa de riesgos laborales", explica Fuentes.

"La muerte de los trabajadores no puede reducirse a una simple estadística. Tras cada accidente laboral hay una vida", concluye la sindicalista.