Menú Buscar
El viaducto Morandi de Génova, tras derrumbarse el 14 de agosto

Hochtief y el impacto del puente de Génova en el acuerdo sobre las autopistas españolas

Con compensaciones que pueden llegar a los 8.500 millones por el derrumbe del viaducto, Atlantia debe tomar el 24,1% de la filial de ACS, por 2.500 millones, para rematar la compra de Abertis

23.08.2018 00:00 h.
6 min

De momento, el acuerdo a tres bandas entre ACS, Hochtief y Atlantia para repartirse el capital de la concesionaria española Abertis se mantiene inalterable, a pesar del severo varapalo sufrido por el holding italiano tras el derrumbe del viaducto de Génova.

Está todo atado y bien atado, y con la financiación asegurada para hacer frente a la ecuación de canje pactada, por la que Atlantia se quedará con el 50% más una acción de la nueva Abertis, ACS con el 30% y Hochtief, la filial alemana del grupo presidido por Florentino Pérez, con el restante 20% menos una acción de la nueva sociedad.

Un reparto que requiere una inyección de capital de ACS en su filial por 940 millones de euros, y la posterior venta de 24% de Hochtief a Atlantia por 2.500 millones.

Compás de espera por las compensaciones 

No obstante, mientras no se sustancie claramente el montante de las compensaciones que deberá afrontar Atlantia por el derrumbe del viaducto, los rumores sobre el acuerdo por Abertis van a mantenerse.

Son muchas las variables en juego. Una de ellas, las calificaciones de deuda, tanto de Abertis como de Atlantia, que parecen no correr riesgo siempre que, como acotaba Standard & Poor's (S&P), no se viera obligado a rebajar el rating del holding italiano en dos tramos. En ese caso, sí habría un “impacto negativo” en la deuda de Abertis.

Expectación por lo que decida el Gobierno italiano

Todo va a depender de la decisión que tome el Gobierno italiano, presidido por Giuseppe Conte, que, tras salir inicialmente en caliente para anunciar la revocación de las concesiones a Autostrade, está ahora barajando otras alternativas, tanto respecto al montante de las sanciones, como del futuro de las concesiones, abriendo una puerta a una posible nacionalización total o parcial de los 3.000 kilómetros de autopistas gestionados por la filial de Atlantia.

En el momento que se concrete, tanto S&P, como Moody’s o Fitch revisarán la nota de Atlantia, ya que, como constataba Moody’s, la resolución de las concesiones tendría un efecto significativo sobre Austostrade, ya que suponen el 94% de su beneficio bruto de explotación, y sobre la propia Atlantia, que recoge dos terceras partes de este beneficio por el 88% que tiene en la filial.

Impacto de hasta 11.000 millones

En una primera aproximación del montante del impacto del derrumbe del puente de Génova sobre las cuentas de Atlantia, algunos analistas, como los de Mediobanca, estiman que se irán hasta los 11.000 millones de euros, aunque, de momento, el mercado solo esté descontando compensaciones de entre 7.500 y 8.800 millones.

Mientras tanto, en ACS siguen mirando de reojo todas estas cuestiones por lo que pueda pasar de cara al cierre del acuerdo sobre Abertis. Que el mismo se llevará a cabo parece descontando, pero que se mantengan las participaciones, no tanto.

La consolidación de Abertis en los balances, clave

Y es que ese 50% más una acción que se quedaría Atlantia comporta la consolidación de Abertis en su balance, mientras que ACS, con tan solo una acción menos por debajo del 50%, evita cargar su balance de deuda.

De momento, a la vista de la evolución bursátil, tanto de ACS como de Hochtief, se puede comprobar cómo la matriz del grupo presidido por Florentino Pérez ha superado la crisis.

ACS recupera lo perdido

Tras haber perdido más de 500 millones tras el derrumbe, este miércoles ACS cerraba la sesión en 35,84 euros, a punto de recuperar los 36,3 euros que marcaba el 14 de agosto, el día de la tragedia que costaba la vida a casi medio centenar de personas.

Pero esa crisis bursátil se mantiene en Hochtief. Seis jornadas consecutivas de caídas tras el derrumbe del viaducto han provocado pérdidas acumuladas de 800 millones de euros, que se quedan en 570 millones si se tiene en cuenta el 71,7% del capital que ACS controla de la constructora alemana. Más de un 8% de retroceso, desde los 151 euros que valían los títulos a los 138,6 que están ahora.

Florentino reordena Iridium

Al margen de estas cuestiones, y en el marco de la entrada en Abertis, la cúpula de ACS ha empezado a mover sus fichas en Iridum, la filial de concesiones de ACS. Ha nombrado a Nuria Haltiwanger como consejera delegada de esta filial, sustituyendo a Salvador García. Desde hace una década en ACS, Haltiwanger era, desde hace cuatro años, la responsable de ACS Infrastructure Development y ACS Infrastructure Canada.

Iridium cuenta con 25 autopistas de pago en seis países que sumaban al cierre de 2017 una inversión conjunta de 12.333 millones, y forma parte de algunos de los últimos contratos importantes logrados por ACS. Entre ellos, el sistema de transporte automatizado de pasajeros por tren del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, en Estados Unidos, por 4.300 millones de euros o el puente Gordie Howe, en Canadá, por 2.600 millones.