Menú Buscar
Sede de Grupo Zeta / EFE

El Grupo Zeta prepara un nuevo ERE

El comité de empresa teme que Antonio Asensio planifique el despido de 250 trabajadores

5 min

El pool bancario al que el Grupo Zeta adeuda casi 100 millones de euros está a la espera del informe de viabilidad que elabora la consultora Deloitte, que también incluye un plan de negocio sobre el futuro del grupo periodístico y que estará acabado a mediados de marzo.

La empresa de Antonio Asensio había firmado la refinanciación de su deuda en noviembre de 2015, pero en diciembre pasado comunicó a los bancos que no podría hacer frente al pago de la cuota de seis millones que estaba a punto de vencer. Además, les reclamó ampliar el crédito en 25 millones.

Plan de negocio

La respuesta de los bancos fue negativa y, antes de tomar una decisión definitiva, encargaron a la consultora un análisis neutral de las perspectivas del grupo, sacudido por una crisis interna a la que se suma la difícil situación del sector.

La familia Lara, socios de Asensio en una sociedad limitada que replica el nombre del diario llamada El Periódico de Cataluña SL, tampoco ve claro el negocio ni la perspectiva de futuro del pacto, al que contribuyó con una aportación de seis millones de euros.

Un préstamo para despidos

El caso es que Zeta necesita 25 millones para implementar sus planes, que pasan por volver a reducir la plantilla, probablemente en unas 250 personas. A ese fin destinaría el grueso del nuevo préstamo, con el que también se financiarían algunas inversiones para el salto definitivo a la digitalización del grupo.

Los cálculos de los directivos del holding pasan por un coste medio del despido de 60.000 euros.

Pero antes de entrar en esa fase, el Grupo Zeta debe resolver el conflicto que le enfrenta con su plantilla, que le acusa de no haber aplicado el ERTE de 2014 de forma equitativa a los directivos tal como se había comprometido y reclama la restitución de los 21 millones no cobrados en los tres años transcurridos.

El ERTE vence este mes, por lo que a su finalización la empresa debe reponer el 9% que viene descontando de las nóminas desde principios de 2014. Los representantes de los trabajadores se pusieron en contacto con la empresa para recordarle sus compromisos.

Incumplir el pacto

La respuesta no pudo ser más clara. Tras recordar los esfuerzos de todo tipo que se han hecho para superar la crisis, la nota enviada a los empleados dice: “Esta caída, que es general en todo el sector de la comunicación, ha continuado, provocando un importante deterioro de los resultados de las diferentes compañías, lo que nos impide afrontar el incremento de costes que supondría la recuperación salarial”.

“Como consecuencia de lo anterior –prosigue la empresa--, en los próximos días les convocaremos para abordar los procedimientos legales que correspondan en cada caso, ante la imposibilidad de asumir la recuperación salarial pactada”.

Reforma laboral

Sin citarlo expresamente, la nota, firmada por “Organización y Personas”, plantea un expediente de regulación de empleo (ERE). Y cuando alude a “las diferentes compañías” también adelanta su estrategia de acogerse a la reforma laboral y hacer valer los números globales del grupo para aplicar despidos baratos también en las publicaciones que tienen la cuenta de resultados en positivo, como es el caso de El Periódico de Catalunya.

El diario bilingüe, que lleva más de 30 años ganando dinero y en el que es dudoso que se pueda aplicar la reforma laboral, según su comité de empresa, no solo carece de activos propios importantes más allá de su propia cabecera, sino que es titular del 60% de la deuda total del grupo.