Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez / EP

El Gobierno contenta a medias a las eléctricas con el avance de su plan verde

El Plan de Recuperación incluye adelantos en el programa para avanzar en la transición ecológica pero sin la ambición que demandan las empresas

4 min

La hoja de ruta del Gobierno para aprovechar de la mejor forma posible los fondos que España recibirá de la Unión Europea para su recuperación económica ha provocado reacciones encontradas en el sector energético, llamado a ser uno de los principales protagonistas de este proceso. El Ejecutivo adelantará inversiones, como demandaban las empresas, aunque no con la ambición que éstas requerían.

El Plan de Reconstrucción que el Gobierno remitirá a la Comisión Europea para empezar a recibir los fondos comunitarios incluye un avance mayor de lo previsto en los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (Pniec). El dinero procedente del presupuesto plurianual extraordinario que llegará a España hará posible que las metas previstas por este plan para 2025, su ecuador temporal, se sitúen dos años antes.

Llamamientos de las empresas

Aunque el avance es notable y bien acogido en el sector, las grandes empresas habían demandado algo más de ambición al Ejecutivo en este punto, en especial desde que el Consejo europeo aprobó en su histórica reunión celebrada a mediados de julio la partida presupuestaria extra de 750.000 millones de euros para financiar los procesos de reconstrucción de las economías de los países miembros, fuertemente impactadas por la crisis del coronavirus.

Desde el inicio de la pandemia, la estrategia de los grandes grupos energéticos, especialmente Iberdrola y Endesa, ha pasado por adelantar lo máximo posible sus inversiones, sobre todo en renovables, con el fin de estimular el crecimiento económico en tiempos de crisis. Ya entonces, la demanda pasaba por adelantar los objetivos del Pniec, cuyo horizonte temporal se sitúa en el año 2030.

Un extra de 40.000 millones

El acuerdo del Consejo europeo hizo que las compañías elevaran la apuesta y sus demandas al Gobierno para que fuera aún más ambicioso.

Las primeras estimaciones apuntaban a que aproximadamente un 30% de los fondos que España espera recibir fueran destinados a proyectos relacionados con la transición ecológica. Es decir, algo más de 40.000 millones de euros a sumar a los más de 230.000 millones contemplados en el Pniec, con la particularidad de que el 80% de éstos está previsto que llegue del ámbito privado.

Adelanto de cinco años

Con este escenario aun más favorable, el sector instó a Moncloa a echar el resto y adelantar el Pniec a 2025, es decir, condensar el grueso de los esfuerzos en los primeros años aprovechando la inercia del dinero que llegará de Europa y que las compañías han calificado en numerosas ocasiones como una oportunidad única. Según las líneas maestras del Plan de Reconstrucción presentado este miércoles por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la transición ecológica se llevará el 37% de los fondos que se movilizarán hasta 2023 (que el Ejecutivo estima en unos 72.000 millones). Pero el Pniec no irá tan deprisa.

La intención de Moncloa es adelantar a 2023 los objetivos intermedios del Pniec, es decir, los marcados para 2025. Para ello, el Gobierno movilizará algo más de 25.000 millones de euros de los fondos que tiene previsto disponer durante los tres primeros años de funcionamiento del Plan de Reconstrucción, cuyo horizonte temporal es 2026.