Menú Buscar
Gay de Montellà, Juan Rosell, Antonio Garamendi y Baldiri Ros, de izquierda a derecha, bajo un escenario de la CEOE

Gay de Montellà causa un cisma en la patronal catalana al querer presidir la CEOE

Organizaciones asociadas y dirigentes notables ponen el grito en el cielo al conocer las pretensiones del dirigente catalán de enfrentarse al candidato a sucesor oficial de Rosell

13 min

Las aguas bajan turbulentas en Foment del Treball. Su presidente, Joaquim Gay de Montellà, ha convocado mañana a su comité ejecutivo. En esa reunión pretende que se debata el contexto en el que se llevarán a cabo las elecciones a la presidencia de la CEOE, que tendrán lugar a final de año. En ese proceso de renovación de los órganos de gobierno de la gran patronal española se procederá a la sustitución de Juan Rosell, que agota dos mandatos completos en el cargo, el máximo que prevén los estatutos.

A propósito de ese relevo, en el seno de la conservadora y tradicionalista Foment se han desatado las alarmas. “Un presidente que está de salida [Gay de Montellà acaba su mandato y no puede volver a presentarse] no puede arrastrar a la organización catalana a unas elecciones que, además, tiene perdidas de antemano”, asegura uno de sus colaboradores en los órganos de gobierno. Foment fue la fundadora de CEOE y el fallecido Carles Ferrer Salat ocupó en los 70 la primera presidencia. 

Maniobra con los tiempos

El actual líder del gran empresariado catalán pretende convocar la asamblea general de Fomento después de que se reúna el mismo órgano directivo de la CEOE. ¿La razón para ello? Gay de Montellà intentaría presentarse a la presidencia de la asociación empresarial española como máximo representante de la patronal catalana, aunque su mandato finalizaría sólo unos días o semanas más tarde. Eso es lo que mañana se discutirá entre los máximos responsables de la asociación empresarial. "Valoraremos el escenario y la posición de Foment --aclara Gay de Montellà a Crónica Global--, pero personalmente no me pronunciaré".

En pleno verano, y mientras la mayoría de sus colaboradores están más preocupados por la situación política que vive Cataluña, el hombre que ha dirigido Foment durante los últimos años filtró a través de la prensa editada en Madrid su interés por sustituir a Rosell. La mayoría de quienes le acompañan en la organización catalana minimizaron lo que era tildado en su entorno como “un canto de sirenas”. De hecho, lo atribuyeron a su personal búsqueda de un refugio profesional una vez que finalizara el mandato en la institución con sede en la barcelonesa Via Laietana. "Quería garantizarse una vicepresidencia o una fundación, no perder el contacto ni la tarjeta que le permitiera seguir alrededor de la representatividad empresarial y las relaciones que eso permite", aseguran no exentos de maledicencia algunos empresarios críticos con su proceder, tanto político como de gestión, en los últimos años.

Apoyo de Madrid

De manera histórica, Foment siempre ha celebrado su asamblea general antes que la CEOE para “ir con la fuerza suficiente” y “conseguir que Foment tenga la máxima representación en la patronal estatal”. Esa filosofía reza de manera textual en un comunicado que aprobará mañana el Gremio de Áridos, uno de los asociados que han alzado su voz contra las pretensiones de Gay.

Los industriales cárnicos también solicitan un adelanto de la asamblea de Foment del Treball

Los industriales cárnicos catalanes también solicitan un adelanto de la asamblea de Foment

Cuando el pasado julio el presidente de Foment anunció sus intenciones de competir con el actual vicepresidente de la CEOE, Antonio Garamendi, se daba por hecho que en esa aventura contaba con el apoyo de Juan Pablo Lázaro, el presidente de CEIM, la patronal madrileña. Ese apoyo duró apenas 24 horas. CEIM afirmó en un comunicado que su candidato era Garamendi.

La actividad del empresario hostelero Gay de Montellà durante este verano ha sido intensa, según ha podido conocer este medio. Con entusiasmo ha intentado recabar apoyos en otras asociadas a la confederal CEOE, pero sin éxito. Ni Galicia ni tampoco Valencia le darán apoyo. Ambas patronales regionales se alinean con Garamendi. Esa falta de soporte territorial, unido a la posición de las poderosas Confemetal, la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) y Cepyme, sectoriales que también han comprometido su apoyo al empresario vasco, reducen al mínimo las posibilidades del todavía presidente de Fomento. Tampoco la industria química Fedequim se pone de parte del solitario candidato.

 

Nota oficial de la patronal química Fedequim que solicita adelantar la asamblea de Foment

Fragmento del comunicado oficial de Fedequim aprobado a finales de agosto.

Evitar un ridículo entre el empresariado

En los últimos días se han multiplicado los contactos entre los miembros del consejo ejecutivo de Foment del Treball y los diferentes sectores y territorios que componen la organización. El motivo no es otro que “impedir el movimiento individual de un presidente que no tendrá responsabilidades en tres meses”, según cuentan algunos de los implicados críticos. Estos sectores han comenzado a pronunciarse en círculos reducidos, y otros lo harán público en los próximos días, con la solicitud general de que la convocatoria de la asamblea general para renovar Fomento se produzca antes que la de la CEOE. El objetivo de todos ellos es cerrar el paso a las veleidades presidencialistas de Gay de Montellà, que consideran “personales” y sin interés para la organización. Los más críticos con Gay de Montellà van incluso más lejos: "Debería dimitir este lunes y convocar la asamblea, está poniendo en ridículo y en aprietos al empresariado que dice defender".

En sus conversaciones preparatorias con dirigentes de Fomento, el empresario catalán aspirante a la CEOE utiliza un argumento que considera de peso: “Tengo el apoyo de la Casa Real”. Así lo afirma, sin titubeos, según han confirmado a Crónica Global varios de sus interlocutores. Su frase tiene una raíz verídica: Gay de Montellà pidió audiencia reciente al Rey Felipe VI. Lo que sorprendió en la Zarzuela fue que comunicó y oficializó allí su intención de presentarse a las elecciones de la CEOE. El propio empresario matiza el motivo de la reunión: "Le pedí audiencia para invitarlo personalmente a La Noche de Foment [el acto público anual]. Es falso que habláramos de la CEOE".

Lío entre CEOE y la Casa Real

La reunión causó, casi por igual, sorpresa y malestar en la jefatura del Estado. Ambas cuestiones fueron comunicadas de manera inmediata por la Casa Real a los actuales dirigentes de la CEOE, que permanecen en la creencia de que las pretensiones del empresario hostelero (y a la sazón vicepresidente de la CEOE) sólo buscan obtener algún rédito profesional de la futura composición de las dos patronales, la que tiene sede en Barcelona y la radicada en la madrileña calle Diego de León. Para Gay de Montellà, el análisis es muy diferente. Los comentarios que sus movimientos han suscitado obedecen al clima electoral que se ha instalado entre el empresariado. "Es --dice-- intoxicación de algunos del entorno de Garamendi, que está muy nervioso".

La pretensión de Joaquim Gay de Montellà tampoco encuentra apoyos entre varios de sus vicepresidentes. Joan Castells y Joan Roget se oponen a esta aventura madrileña. Así se lo harán saber al aspirante en la reunión de mañana en la sede de Via Laietana, si Gay de Montellà, como está previsto, se ve en la obligación de poner sobre la mesa ese asunto a preguntas de su propio comité ejecutivo. De la segunda línea de dirección, sólo el economista Ramón Adell coquetea con Gay de Montellà. En algún momento, el vicepresidente aspiró incluso a ser su sustituto en la organización. Su nombre no es del agrado de la mayoría de empresarios implicados con la patronal catalana, que recuerdan que Adell ocupa una vicepresidencia de Foment gracias a la presión del presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, Isidro Fainé, pero “ni tan siquiera es empresario”. De hecho, el banquero ha reducido su apoyo al economista en los últimos meses en varias instituciones. Las particulares relaciones y maniobras de Adell le mantienen en una posición de equilibrios y equidistancia entre Gay de Montellà y quienes, como Josep Sánchez Llibre, aspiran a sustituirle.

Reacción concatenada

En Foment, pese a la tendencia a la discreción de sus integrantes y al arreglo habitual en los pasillos, los movimientos reactivos no se han hecho esperar. Los primeros que se han pronunciado con la solicitud de una asamblea inmediata que dejaría a Gay de Montellà fuera de la presidencia de Fomento han sido el Institut Agrícola de Sant Isidre, presidido por el histórico dirigente agrario Baldiri Ros, y la Federación de las Industrias Cárnicas. Lo han hecho en esta última semana de agosto, casi siempre inhábil para estas cuestiones, pero los pronunciamientos se repetirán en los próximos días.

Comunicado del Instituto Agrícola Sant Isidre en la que se pide una asamblea urgente de Foment del Treball

Los propietarios agrícolas se expresan con su habitual contundencia a favor de unas elecciones "inmediatas" en Foment

La Cámara de Contratistas, dirigida por Joaquim Llançó, juntos con sectores afines como la Madera, Cemento, Ingenierías o Promotores, tiene previsto pronunciarse a favor del adelanto electoral en los próximos días. También han fijado reuniones de sus comités ejecutivos la Federación Textil, los empresarios de Girona, la Unión Patronal Metalúrgica, el Vallès Oriental, L’Hospitalet y Baix Llobregat, los mayoristas de pescado de Mercabarna, el Consell de Gremis, o el Gremio de Áridos, que aprobará un comunicado que solicitará una asamblea inmediata para sustituir a Gay de Montellà e impedir que envié Foment a “una guerra que no tiene sentido. Nuestro objetivo es tener voz de calidad en la dirección de la CEOE, y esa voz la podemos perder si Foment cede a las presiones de un presidente que dejará de serlo en tres meses”.