Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Economía

El fondo de la SEPI aprueba la ayuda a Celsa pero sin acuerdo con los acreedores

La entidad pública trata de agilizar los trámites para el rescate ante la premura de tiempo pese a que las partes aún negocian las condiciones para hacer efectiva la ayuda de 550 millones

4 min

Los acontecimientos se precipitan en torno al rescate de Celsa por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en medio de un escenario un tanto confuso. El consejo del fondo de ayuda a empresas estratégicas de la entidad estatal ha dado el visto bueno este viernes a la ayuda de 550 millones aprobada de forma preliminar por el organismo, sin esperar a que la compañía y sus acreedores alcancen un acuerdo sobre las condiciones del proceso. 

A través de un comunicado, el Consejo Gestor del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas (Fasee) ha dado cuenta de su decisión, que ha generado incredulidad entre las partes involucradas, dado que al proceso le resta un aspecto fundamental como que la siderúrgica y los principales tenedores de la deuda pacten la forma en la que tendrá lugar el rescate. 

Agilizar trámites

Aunque sin este pacto el Consejo de Ministros no podría dar luz verde a la operación, el mecanismo se ha puesto en marcha. Ahora, el asunto pasará a la Comisión Europea, que debe aprobarlo toda vez que la ayuda se articula a través de sendos préstamos de 280,5 millones y de 269,5 millones, ambos por encima del límite de 250 millones a partir del cual el Ejecutivo comunitario debe emitir su dictamen.

Detrás de esta decisión del consejo del fondo de la SEPI podría estar la intención de agilizar los plazos, toda vez que el Gobierno debe dar el visto bueno definitivo antes del 30 de junio, una vez que Bruselas haya enviado de vuelta el expediente.

Mes y medio después

La operación se ha aprobado tras el análisis de la situación económica y jurídica de la siderúrgica, del impacto que ha sufrido por la pandemia y de su plan de viabilidad, y de la reestructuración de la deuda con sus acreedores.

El acuerdo llega un mes y medio después de que la SEPI diera el visto bueno preliminar al expediente de Celsa para su rescate, solicitado a mediados de 2020.

Posiciones aun distantes

La fecha marcada a fuego es del próximo 28 de junio, fecha en la que se celebraría, en principio y salvo sesión extraordinaria, la última reunión del Consejo de Ministros antes de la fecha límite. Si para entonces el trámite con Bruselas está resuelto y las partes han logrado el acuerdo, la situación se desbloquearía y el rescate saldría adelante. 

No obstante, por ahora las posturas continúan distantes; los equipos negociadores de ambas partes han estado especialmente activos durante los últimos días y con un intercambio más o menos fluido de comunicaciones, aunque la fumata blanca aun parece alejada.

Cruce de propuestas

De hecho, en las últimas horas los tenedores del 90% de la deuda Jumbo y convertible de Celsa, mayoritariamente fondos de inversión, habrían trasladado una nueva oferta a la dirección de Celsa, alternativa a la que pusieron encima de la mesa el pasado 9 de junio. 

Previamente, Celsa había propuesto aportar 400 millones de euros del exceso de valor que generara la empresa, una vez que se hubieran satisfecho las obligaciones de pago a la SEPI, para seguir adelante con el plan de la compañía y relanzar la actividad, con el complemento de los 50 millones que la familia Rubiralta, propietaria de la siderúrgica, está dispuesta a poner a través de una ampliación de capital.