Menú Buscar
El director de Economía de Foment del Treball, Salvador Guillermo (i) y el Valentí Pich, presidente de la Comisión de Economía y Fiscalidad (d), en la presentación del informe de la coyuntura económica del primer trimestre de 2017 / CG

Foment del Treball denuncia la paralización de las administraciones públicas

La gran patronal catalana insta a la oposición a llegar a acuerdos para aumentar la productividad y reafirmar la recuperación

4 min

La recuperación económica es robusta, está consolidada, y ha venido para quedarse. Así lo cree Foment del Treball, aunque hay algo que preocupa a la gran patronal catalana, y es lo que considera una paralización de las administraciones públicas. Pese a la buena tendencia de la economía tanto catalana como española, Foment alerta de dos indicadores que necesitan mejora: la ocupación y la deuda pública

Tanto el Gobierno central, como las comunidades autónomas y los ayuntamientos han pasado un periodo “sin tomar decisiones”, según Valentí Pich, el presidente de la Comisión de Economía y Discalidad de Foment. En este sentido, el director de Economía de la patronal, Salvador Guillermo, ha instado a la oposición del Ejecutivo a negociar y pactar reformas que permitan “aumentar la productividad y dejemos de vivir de las rentas de reformas del pasado”.

Los han hecho en la presentación del informe de la coyuntura económica del primer trimestre de 2017. Éste destaca la revisión de las previsiones de crecimiento, que sitúan el avance del PIB español por encima del 3% este año, así como la inflación contenida pese a la mejora económica.

La balanza comercial

“No hay una tensión de precios”, según Foment, un hecho “sorprendente” teniendo en cuenta la subida del IPC a principios de año. Pero ha sido la buena marcha de las exportaciones en el primer trimestre del año, “nunca vista”, la que ha tirado hacia una recuperación consolidada.

El aumento interanual de las ventas al extranjero ha sido del 14,1% en España y del 13,6% en Cataluña. Pese al fuerte impulso de la demanda interior, la balanza ha sido positiva. En este contexto, otra temporada turística récord, como se prevé, contribuiría a profundizar en la mejora.

Ocupación y deuda pública

El mercado laboral es uno de los indicadores que no convence a Foment. “Todavía quedan secuelas de la crisis; faltan entre tres y cuatro años para eliminarlas”, ha asegurado Guillermo. La afiliación a la Seguridad Social en el primer trimestre ha crecido a un ritmo del 4,2% en Cataluña, mientras que el paro se redujo el 12,9% en mayo.

“Es sorprendente que el nivel de deuda pública esté prácticamente al 100% con el crecimiento registrado”, ha dicho Pich. Si hasta ahora eran las comunidades autónomas sobre las que recaía el peso de la reducción de la deuda, a partir de este año será la administración central, la que aguantará la disminución.

“La situación ahora es idílica, pero la anestesia de la política monetaria se terminará un día”, ha alertado Guillermo. Entonces, habrá que hacer frente a los pagos. Foment sitúa el horizonte en el año que viene, cuando puede haber las primeras subidas de los tipos de interés.