Menú Buscar
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment, y Josep González, su homólogo en Pimec. Patronales catalanas / EFE

Las patronales catalanas exigen al Gobierno claridad ante las contradicciones sobre las rebajas

Foment y Pimec solicitan que queden "por escrito" los criterios que regirán los descuentos en el comercio durante los próximos meses

3 min

Foment del Treball y Pimec se alzan contra las contradicciones del Gobierno respecto a la campaña de rebajas. Las secciones de Comercio de ambas patronales catalanas han redactado un manifiesto común en el que instan al Ejecutivo a que "publique por escrito" el criterio que regirá el sector en su futuro próximo.

Ambas organizaciones defienden que la Moncloa debe "dotar de seguridad jurídica" a los comerciantes respecto la temporada de descuentos, después de las indicaciones opuestas surgidas desde los ministerios de Sanidad y de Industria, Comercio y Turismo. 

"Nulo diálogo" en el seno del Gobierno

Las patronales señalan que las declaraciones de Salvador Illa --en las que aseguraba que las rebajas "no están permitidas" en los establecimientos, como medida de protección de la salud pública-- entran en "profunda contradicción" con la normativa publicada por el ministerio que lidera Reyes Maroto. Y aún más, aseguran que esta actitud demuestra tanto "la falta de unidad de criterio" como "el nulo diálogo" en el seno del Ejecutivo. 

Esa contradicción deja "en falso" a un sector económico "tan importante para este país" como es el comercio. Argumentan que la imposibilidad de hacer rebajas en los locales "deja en clara desventaja" a muchas empresas y crea "asimetrías entre los canales comerciales" físico y online.

Evitar aglomeraciones

Illa consideró conveniente prohibir las rebajas en establecimientos --los descuentos a través de las webs están permitidos-- para evitar aglomeraciones que favorecerían posibles contagios. Foment y Pimec invalidan este argumento con la defensa de que todos los locales "deben poder realizar rebajas si se garantizan los protocolos de seguridad sanitaria en la compra". "El principal cometido del comercio es justamente cuidar de sus clientes y de sus trabajadores", defienden las patronales, "y para ello, es indudable que deben aplicarse todas las medidas sanitarias" pertinentes. 

Por otro lado, lamentan lo que consideran una falta de empatía de Illa para con el sector, que sufre "las más profundas consecuencias de esta crisis" y que necesita facilidades y apoyo gubernamental para "retomar cuanto antes su dinamismo". "Se trata de reconstruir el país, no de recortar oportunidades".