Menú Buscar
César Areces Fuentes, uno de los sobrinos del fundador de El Corte Inglés

El fisco investiga a uno de los herederos de El Corte Inglés

César Areces, que se acogió a la amnistía fiscal de Montoro, debe explicar a Hacienda qué ha hecho con la millonaria suma que cobró por la venta del 0,67% de los grandes almacenes

16.09.2019 00:00 h.
8 min

La Agencia Tributaria ha abierto una investigación en toda regla a César Areces Fuentes, uno de los sobrinos del fundador de El Corte Inglés, que logró casi 54 millones de euros por la venta del 0,67% de la compañía de grandes almacenes. El paquete de acciones le llegó por herencia directa y sus intentos de enajenarlo años atrás provocaron una larga e intensa batalla jurídica.

La inspección tributaria le abrió expediente a mediados de 2018, según ha podido averiguar este medio en fuentes de la delegación regional de Hacienda en Cataluña. Ahora está recabando documentación del contribuyente relativa al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y del patrimonio de los años 2013 a 2016.

Areces se acogió a la amnistía fiscal de Cristóbal Montoro en 2012, pero la inspección investiga puntos oscuros que, desde la perspectiva de la administración tributaria, no quedaron resueltos con la cumplimentación del modelo 750 en lo que se refiere a renta y patrimonio del periodo citado.

15 millones de diferencia

Los inspectores quieren saber dónde ha ido a parar la diferencia entre los 53,7 millones que pagó El Corte Inglés por las acciones de César Areces y los 38,3 millones netos que éste declaró como ingresos. El potentado estaría argumentando, siempre según fuentes internas de Hacienda, que los 15 millones largos de diferencia corresponden a gastos incurridos en la reforma de dos viviendas en la provincia de Barcelona, así como al mobiliario y su ajuar doméstico.

La Agencia Tributaria también le habría requerido los comprobantes de compra de los vehículos adquiridos en los 22 años que abarcan el periodo 1990 y 2011: tres motocicletas de la marca Harley Davidson y una cuarta Morini; seis coches, entre los que figura un Bentley descapotable, dos Ferrari, un Mercedes, un BMW y un Fiat 500.

‘Olvidó’ la declaración

El representante legal del rico heredero habría alegado dificultades para obtener los justificantes de inversiones en Suiza y Alemania, por lo que ha pedido una ampliación del plazo de la inspección, algo que es muy probable que logre, según fuentes internas de la AEAT. César Areces también arguye que no presentó en su día las declaraciones correspondientes a 2016 por un olvido relacionado con su estado de salud. Ante la sorpresa de los funcionarios de inspección encargados de la investigación, Areces tampoco recuerda al parecer el objetivo de un préstamo solicitado a Citibank, cuya cuantía utilizó como gasto deducible.

César Areces reside en Barcelona y se dedica a la compra venta de antigüedades y obras de arte. También participa en una sociedad centrada en el negocio del merchandising en las tiendas de los museos. A diferencia de sus tres hermanos, él ha resuelto el pleito sobre la valoración de su paquete de acciones de El Corte Inglés. De hecho, ya trató de venderlo en vida de Isidoro Álvarez, pero la compañía lo tasaba en 35 millones, mientras que un juzgado de lo mercantil de Madrid la cifró en 98. El Corte Inglés recurrió la resolución del mercantil. Hubo las pertinentes negociaciones y se llegó a acuerdo extrajudicial. La compañía acabó entregando a Areces 53.709.921 euros.

Enfrentado a la actual presidenta

Sus hermanos tienen un 0,2% por el que reclaman 40,6 millones, mientras que la compañía solo ofrece 16,2. Están en los tribunales.

Pese a haber cobrado, César Areces mantiene su pugna con las hijas adoptivas de Isidoro Álvarez, Cristina y Marta, esta última presidenta actual del grupo. Intentó sumarse a la demanda presentada en su día la madre de Dimas Gimeno --quien fue desalojado de la presidencia por las hijas de la mujer de Isidoro Álvarez-- contra la adopción de ambas.

El pleito sostenía que, dado que eran mayores de edad cuando fueron adoptadas, la ley exige el aval de un juzgado, cosa que no ocurrió. En un primer momento, el magistrado instructor de la demanda rechazó el intento de César Areces porque entendía que no tenía intereses directos en el pleito. Después, también desestimó la pretensión de la madre de Dimas Gimeno por el mismo motivo. El asunto se sustanció a favor de las dos hermanas Álvarez.

Y Álvarez se cargó a los Areces…

César es uno de los cuatro hijos de Celestino Areces, sobrino del segundo presidente de El Corte Inglés, Ramón Areces. Celestino llegó a formar parte del consejo de administración y trabajaba en los almacenes, como sus hijos. Según cuenta Carlos Díaz Güell en su libro La historia oculta de El Cortes Inglés, le dio un disgusto de muerte a su primo Isidoro Álvarez cuando la policía le citó para declarar por un supuesto delito de evasión fiscal.

A Celestino se le ocurrió la idea de entregar 300 millones de pesetas en efectivo y en negro a Siemens en España para que tuviera metálico con el que pagar las coimas de la concesión del AVE Madrid-Sevilla. A cambio, la empresa alemana les entregaba la misma cantidad en cheques de UBS. Un hijo de Celestino, Ramón, acompañó al furgón que trasladaba los 300 millones desde la calle Hermosilla de Madrid al punto de destino. Lo hizo pilotando una Harley Davidson, una marca habitual entre los hermanos Areces Fuentes, lo que llamó la atención de la policía aún más.

Isidoro Álvarez se libró de ser interrogado, pero aquel incidente marcó un antes y un después de su relación con Celestino, que desde su punto de vista debería haber obligado a sus hijos a estudiar y procurarse una formación profesional sólida en lugar de colocarse en la empresa familiar. Tanto es así, que al fallecer Celestino su primogénito, César, demandó a El Corte Inglés por estar en desacuerdo con la valoración que hacía la empresa de sus acciones.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información