Menú Buscar
La zona de la Fira de L'Hospitalet de Llobregat, en la imagen, podría atraer nuevos hoteles / CG

La fiebre hotelera de Barcelona llega al área metropolitana

Los expertos alertan de aumentos de precios del suelo del 25% en la conurbación de la Ciudad Condal

4 min

La fiebre hotelera de Barcelona se extiende al área metropolitana. Los expertos en la industria alojativa alertan de un incremento del precio del suelo en la conurbación de la Ciudad Condal. El repunte del coste de los terrenos tiene lugar un año y medio después de la aprobación de la moratoria de nuevas licencias hoteleras en la capital catalana.

"El precio por metro cuadrado de los terrenos de la periferia de Barcelona alcanzó los 1.100 euros antes de la crisis. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria, el coste se rebajó a unos 500 euros. Ahora anotamos crecimientos de hasta el 25% al año", ha indicado Albert Grau, socio fundador de Magma Hospitality Consulting.

Según la firma, los puntos apetecibles para los inversores hoteleros son los que tienen valor añadido. "Estamos hablando de L'Hospitalet y la zona de Europa-Fira, Viladecans, con la apertura del outlet The Style, Montmeló, por la cercanía del Circuito de Cataluña, o Badalona, con la futura marina. No vale todo", ha enumerado Bruno Hallé, socio del despacho.

Frenazo de la actividad

Según los dos expertos, el 'cerrojazo' de licencias de alojamientos turísticos en Barcelona ha provocado una caída de actividad en la apertura de hoteles. "El tiempo de proyección y ejecución de un hotel es de dos años como mínimo. Veremos un estancamiento de las apertura en 2017 y 2018, sobre todo", ha agregado Hallé.

"A corto plazo --ha continuado el profesional-- no percibimos ningún efecto positivo. No se ha frenado el turismo. Y a medio plazo no creemos que zonas como la Marina del Port Vermell se vayan a dinamizar".

Revalorización

Lo que sí ha ocurrido, según Magma Hospitality, es una revalorización de los hoteles que ya tenían licencia antes del cierre del grifo de permisos. "Se palpa un aumento de valor de los activos. Todo está en venta, si hay algún inversor valiente que se quiera arriesgar a pagar", ha indicado Hallé.

Ello, no obstante, tiene un peligro. "Supone una caída de la rentabilidad. Si pagas más por el activo, difícilmente llegarás al 6-6,5% que renta un hotel urbano. A precios actuales, si consigues un tres o cuatro por cien ya es mucho".

Cambio de escenario

Al escenario de menor oferta en inversión hotelera hay que sumarle un cambio de la demanda. "Los inversores son ahora muy profesionales. Si cuesta muy caro, los franceses invertirán en otras ciudades, quizá como Oporto (Portugal), que son interesantes", ha alertado Laurent Gauze, de la consultora Ipih, el mayor franquiciador de Accor Hotels en España.

Según el profesional, la existencia de normativas que crean incertidumbre debería atemperarse. "El turismo es una industria muy volátil. Barcelona está ahora de moda, pero también lo estaba Niza hace unos años. Y ahora ya es una ciudad de segunda división", ha concluido.