Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Nissan Europa, Gianluca De Ficchy / EUROPA PRESS

De Ficchy, sobre la planta de Barcelona: "No hay soluciones alternativas para el futuro"

El presidente de Nissan Europa asegura que la asignación de un nuevo vehículo hubiera sido insuficiente para salvar la factoría

2 min

El presidente de Nissan Europa, Gianluca De Ficchy, ha asegurado que ni siquiera la asignación de un nuevo modelo habría sido suficiente para mantener abierta la factoría de la multinacional en Barcelona, que cerrará el próximo mes de diciembre y provocará la pérdida de 3.000 empleos directos y otros 20.000 directos.

“Teniendo en cuenta todas las alternativas posibles y todas las ayudas proporcionadas por los gobiernos, y las inversiones necesarias para adaptar la planta a la normativa futura y garantizar la competitividad, hemos descubierto que no hay soluciones alternativas para el futuro”, ha asegurado De Ficchy en una entrevista en El Periódico.

"Sobrecapacidad" industrial

Según este, la decisión no ha sido tomada teniendo en cuanta la dimensión regional de Nissan en Europa —la de Barcelona es la mayor factoría de la firma en la UE—sino global, atendiendo a la “sobrecapacidad” de producción de las plantas.

Sobre los 1.450 millones que Gobierno y Generalitat han asegurado que costará a Nissan el cierre de las plantas de Barcelona, de Ficchy ha preferido no hacer valoraciones: “Las cifras que he visto hasta hoy no corresponden necesariamente con la realidad”. No obstante, ha reconocido que se trata de una “decisión cara”.

Desmentido a la Generalitat

La factoría de Nissan se encontraba en los últimos años en niveles de producción de en torno al 25%, algo que la empresa ha considerado determinante para echar el cierre. Con todo, de Ficchy ha asegurado que es algo extendido en el resto de fábricas: “La capacidad de producción que tenemos en el mundo entero es excesiva y también en Europa”.

Asimismo, el presidente europeo de Nissan ha desmentido las afirmaciones de la Generalitat que criticaban la falta de respuesta de la empresa a sus propuestas: “No es cierto que no les hayamos dado respuesta. Hemos tenido conversaciones constantes y muy transparentes con las autoridades catalanas y del gobierno central”.