Menú Buscar
Mercedes Blanco, vicepresidenta primera de Fiabci en España, cree que el inmobiliario catalán saldrá ileso del 'postprocés' / CG

La asociación inmobiliaria mundial: "Cataluña acelerará en 2018 si hay estabilidad"

Fiabci, agrupación global de profesionales del sector: "En Barcelona los precios han llegado al límite en algunas zonas"

10.12.2017 00:00 h.
5 min

La asociación inmobiliaria mundial pronostica que "Cataluña acelerará en 2018 si hay estabilidad". Esta es la opinión de Fiabci, que agrupa a profesionales del sector de todo el globo. La organización alerta de que en Barcelona "los precios sí han llegado al tope en algunas zonas".

Quien habla es Mercedes Blanco, vicepresidenta primera de Fiabci España y responsable de marketing y networking de la federación en el ámbito mundial. Expresa sus opiniones la misma semana que el INE ha consignado que los precios de la vivienda repuntaron hasta septiembre a su mayor ritmo en 10 años.

No así en Cataluña, donde el coste de las propiedades se ajustó a la baja en noviembre, según Tinsa. ¿Cómo está el mercado en esta región?

"Bien. Hubo un mes y medio de inestabilidad desde octubre. Pero ya pasó. Los intermediarios siguen pidiendo precios (lead) y ni preguntan por la política. Y las solicitudes son el paso anterior a las transacciones", admite Blanco.

¿Y la crisis del 'posprocés'?

El análisis de Fiabci es opuesto al de otros sectores, como el turístico, que sí prevé un frenazo --y despidos-- en Cataluña por las heridas del posprocés. ¿Qué ocurrirá con el ladrillo?

"La marca Barcelona, y ello engloba las costas, seguirá teniendo tirón en 2018. De hecho, ni durante la zozobra del pasado mes y medio la ciudad salió del mapa. Simplemente hubo cierta espera de los inversores. Pero el interés ha continuado y se intensificará", explica la directiva.

Hablando desde un encuentro profesional en Grecia, Blanco apunta a la causa principal de este dinamismo. "Barcelona presume de unos precios que otras ciudades europeas no tienen. Siguen un 40% por debajo de los niveles máximos de 2007. Ello atrae", aclara.

Esta tendencia tiene un matiz. En algunas zonas de la ciudad ya se llegó al equilibrio de mercado. "Hay áreas de la capital catalana donde los precios ya están en equilibrio. Lo marca, por supuesto, el poder de compra de la demanda, que es muy internacional".

Alquiler, también

Fiabci recuerda que el comprador de viviendas ha mutado en los últimos años. "Ha entrado el inversor. Estos nuevos actores han animado el mercado", avisa Blanco.

¿Es este grupo el que ha alzado el precio del alquiler en la ciudad? "La organización, que representa a más de 100 marcas, trata el alquiler internacional. Y en este segmento hay poca oferta y mucha demanda", alerta la profesional.

Preguntada sobre si este interés puede expulsar al comprador nacional, la directiva introduce matices. "El cliente español vuelve a comprar. Hay movimientos intrazonales. Por ejemplo, un vecino de Cornellà compra en este municipio. Eso sí, elige muy bien en qué barrio". 

Así, Fiabci no detecta los desplazamientos poblacionales, la llamada gentrificación. "Los locales, si tienen poder de ahorro, también compran. Los precios son atractivos con respecto a los de antes de la crisis", advierte.

Ligada al turismo

En el global nacional, la asociación, que reúne a intermediarios, constructores, gestores de comunidades y expertos, ahonda en los datos que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE).

"España continuará en la senda del crecimiento en el inmobiliario, sobre todo en las grandes ciudades. El factor precio sigue tirando, y la inversión extranjera es el motor del mercado. Se centra en las comunidades autónomas con más turismo", analiza la ejecutiva.

"Para el cliente internacional, la combinación de factores en el país es imbatible: precio, clima, educación, salud o cultura y gastronomía. Si continúa la estabilidad, el mercado seguirá creciendo a doble dígito, como hasta ahora", agrega.

El cliente extranjero, espoleta del tirón del ladrillo, se verá beneficiado también de cierta alegría de los bancos. "En lo financiero, con más cautela que durante la crisis, nada ha cambiado. Las entidades buscan hacer negocio, y el préstamo es uno de esos nichos", remacha Blanco.