Menú Buscar
Un agente de la Guardia Civil en El Prat durante la huelga de Eulen / EFE

Eulen tacha de "ilegal" el laudo del Gobierno y denuncia tensión con la Guardia Civil

Dispuestos a negociar, el comité de Eulen dice que la seguridad en El Prat no está en peligro

5 min

El asesor del comité de huelga de Eulen, Juan Carlos Giménez, ha calificado de "ilegal" el laudo arbitral y ha asegurado que la seguridad de El Prat "no está en peligro", al tiempo que ha reprochado al Gobierno que se dedique a "ordenar en vez de sentarse a hablar".

Giménez asegura que los trabajadores están cumpliendo los servicios mínimos --fijados en el 90%-- y que en ningún momento se está poniendo en peligro la seguridad por lo que el dictamen anunciado por el Gobierno debe ser considerado "ilegal".

‘No hay peligro’

"El laudo es ilegal porque para poner un laudo tendrían que cumplirse unos requisitos como que la seguridad esté en peligro", ha afirmado el portavoz del comité de Eulen. Y ha agregado que "ni la seguridad externa ni la interna están en peligro, sino que se cumplen todos los filtros".

Giménez consideró que con un 90% de servicios mínimos, no tendría que haber ningún problema de seguridad y ha criticado la actitud del Gobierno, que "lo que prefiere es dictar y a su conveniencia".

Dispuestos a negociar

El asesor del comité de huelga de Eulen ha apuntado que los trabajadores siempre están dispuestos a sentarse a negociar y ha reprochado al Gobierno que "ordene" en vez de "sentarse a hablar, que es lo que hay que hacer y no imponer", ha opinado.

"El Gobierno utiliza las leyes como quiere cuando quiere. En este caso se demostrará que el laudo es ilegal y se lo tumbarán judicialmente", advirtió Giménez.

Tensión increíble

El asesor ha denunciado que la convivencia en los filtros de control entre los trabajadores y la Guardia Civil que es "muy mala"."La Guardia Civil está encima de cualquier movimiento que los trabajadores hagan y tienen una presión añadida a la que ya tenían porque la Guardia Civil están encima de su trabajo constantemente", denuncian desde el comité de huelga asegurando que la tensión es "increíble".

"La única manera de solucionar un problema es sentándose porque no van a tener a la Guardia Civil toda la vida detrás de los vigilantes", denuncian desde el comité asegurando que la precariedad laboral es la que está detrás de todos estos sucesos y culpa a Aena de ello, por licitar las concesiones para obtener el mayor rendimiento económico posible.

Pésimas condiciones laborales

El comité de huelga denuncia que los sueldos medios de un vigilante de control de seguridad rondan los 900 euros para las nuevas incorporaciones, algo "inaceptable" para una empresa que obtiene casi un 39% de beneficio, "mientras la gente se encuentra en una situación de clara precariedad laboral y condiciones laborales pésimas". Por ello, acusan directamente a Aena de realizar las licitaciones a precio más bajo para conseguir más beneficios y advierte que la situación se repite en todas las empresas que están trabajando para el aeropuerto.

"Estos trabajadores no podían ir al servicio, no podían almorzar y se ha llegado a desmayar en el puesto de trabajo. Las vigilantas que pedían ir al servicio porque les había venido la menstruación, se tenían que manchar delante de los clientes porque no tenían relevo y faltaba personal", denuncian desde el comité de huelga.

Por todo ello el comité se muestra dispuesto a convocar otra asamblea con otras propuestas y volver a negociar porque confían en llegar finalmente a un acuerdo, y reconocen que por su parte tienen la intención firme de solucionar el conflicto.

 

Destacadas en Business