Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una vecina pasa ante la puerta del antiguo Happy Parc de Sants, donde se proyecta un tanatorio / CG

ERC veta un tanatorio privado tras callar con el de Sants

Los independentistas proponen ahora una moratoria contra los velatorios cuando se pusieron de perfil con el macrocentro fúnebre proyectado junto al 'hub' ferroviario

4 min

ERC propone el veto a un tanatorio privado en Barcelona tras ponerse en un cómodo perfil ante el macrovelatorio de Sants, que ha provocado más rechazo vecinal y ha generado un recurso judicial. Los independentistas proponen ahora una moratoria contra las salas fúnebres en la Ciudad Condal, propuesta que contrasta con la abstención defendida cuando el ayuntamiento aprobó el proyecto junto al hub ferroviario.

El doble rasero de los republicanos lo pusieron ayer negro sobre blanco el portavoz de Esquerra en el consistorio, Jordi Coronas, y la portavoz adjunta, Elisenda Alamany. Los dos ediles republicanos llamaron al gobierno municipal a vetar un proyecto funerario en los antiguos Cuarteles de Sant Andreu. La intervención, privada, parte de una subasta de terreno que llevó a cabo el Consorci de la Zona Franca (CZF).

Contra la justicia

Los dos ediles buscan detener esa inversión. Proponen que el ayuntamiento levante una moratoria a nuevas salas de vela en la capital catalana. El cerrojazo de licencias sería previo a la elaboración de un Plan especial de equipamientos funerarios que regule la implantación en la trama urbana de Barcelona. 

La medida se debatirá hoy martes, 19 de enero, en la Comisión de Urbanismo, cuyo orden del día se puede consultar aquí. Un parón de permisos de nuevos tanatorios en Barcelona provoca que la eventual pieza legislativa corra el mismo riesgo que el plan hotelero que aprobaron comunes, PSC y ERC en 2017, y que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) anuló en 2019 en un aluvión de sentencias contrarias.

No parará el de Sants

Lo paradójico, además, es que ERC adopta ahora una actitud militante contra el Tanatorio de Sant Andreu pese a que calló y concedió con el de Sants, que ha levantado mucha más oposición ciudadana. Los republicanos se abstuvieron en la votación clave, posibilitando que el plan urbanístico que daba encaje al equipamiento funerario viera la luz.

En aquel momento, la fuerza que pilota Ernest Maragall a nivel municipal se puso de perfil ante el agresivo proyecto, La iniciativa ha diseñado Funeraria San Ricardo, una empresa del sector del final de vida vinculada a Hygeco España, un proveedor de Cementiris de Barcelona, la empresa municipal de camposantos.

Colau renuncia a incidir en el mercado

La doble vara de medir de ERC con los tanatorios asoma después de que el gobierno municipal de Barcelona, que comanda Ada Colau, renunciara a incidir en el mercado funerario con un operador mixto en el que tiene participación: Serveis Funeraris de Barcelona (Sfb).

El gobierno municipal flexibilizó en 2017 la ordenanza de servicios funerarios para permitir la entrada a nuevos operadores. No obstante, insistió en crear su propia empresa del ramo y oriolló el 15% que aún controla en Sfb. Tras el fracaso político de la funeraria municipal, Colau y su equipo decidieron enajenar su posición en Serveis, un proceso encallado por un recurso judicial.