Menú Buscar
El sector de la construcción será clave en la recuperación de la economía / EP

Desvelado el misterio de la ‘letra’ de la recuperación: V asimétrica

El Gobierno prevé una fuerte reacción de la economía en 2021 pero insuficiente para recuperar todo el desplome del 2020 en un solo ejercicio

5 min

La publicación del nuevo cuadro macroeconómico del Gobierno, revisado para recoger los tremendos efectos de la pandemia del coronavirus, ha terminado en parte con el debate sobre cómo será la posterior recuperación, que se había convertido en un peculiar baile de letras en función de la forma del gráfico que ilustraba cada una de las estimaciones. Hubo para todos los gustos, desde la V a la L, pasando incluso por algunas más complejas como la W. Finalmente, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha desvelado el misterio: una V asimétrica.

La traducción esencial de esta especie de mensaje cifrado es que tanto la caída como la recuperación serán muy intensas y rápidas, como han previsto la mayoría de los expertos, pero la remontada tendrá algo menos de vigor, por lo que España no será capaz de restablecer en un solo ejercicio toda la producción que ha perdido en 2020 como consecuencia del Covid-19.

Un 3,2% en 2022 para culminar la remontada

El panorama que deriva en esa V asimétrica viene marcado por una previsión de caída del 9,2% en 2020 y una recuperación del 6,8% en 2021. En términos absolutos, la economía española adelgazará unos 115.000 millones de euros durante el presente ejercicio pero sólo recuperará en torno a 76.000 millones el próximo año.

De este modo, siempre y cuando se cumplan las previsiones del Ejecutivo, España no sería capaz de recuperar el Producto Interior Bruto (PIB) registrado en 2019 hasta 2022. Y para ello, la economía española debería crecer a un ritmo del 3,2%, lo que no resultará sencillo habida cuenta del rendimiento previsto para el año anterior.

En línea con el FMI y Botín

“La recuperación será más gradual, más suave”, ha aclarado Calviño en la presentación del nuevo cuadro macroeconómico que ha hecho este viernes en Moncloa junto a la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. Una tendencia que ya recogía del Fondo Monetario Internacional (FMI) en sus previsiones de primavera, en las que descartaba una recuperación en forma de V (simétrica, en este caso) para España e Italia, los países más golpeados por la pandemia. Para la eurozona, por cierto, pintaba un panorama similar.

Sin embargo, las previsiones del organismo multilateral si dibujaban una V para los casos de economías como las de Alemania y EEUU, que serán capaces de aproximarse mucho o incluso superar sus cifras de PIB de 2019 al cierre de 2021 si se cumplen estos augurios.

También la presidenta del Santander, Ana Botín, acertó en sus pronósticos cuando en la junta de accionistas que la entidad financiera celebró hace ya unas semanas apuntó que la recuperación no sería tan intensa como la caída.

Pesimistas y apocalípticos

Tanto el BBVA como Caixabank son algo más optimistas, ya que con sus previsiones sí es posible dibujar la ansiada V simétrica.

Los más pesimistas apuntan a una U, es decir, una recuperación rápida e intensa como la caída pero no inmediata. Una circunstancia muy peligrosa en función de lo que fuera a durar el periodo valle en el que la economía será capaz de parar el golpe pero no de iniciar la remontada. Para los apocalípticos queda el modelo de la L, que sólo contempla un freno de la caída para pasar a un encefalograma plano continuado. Por ahora, ninguna estimación conocida ha puesto números a esta teoría.