Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La demanda eléctrica se desploma en noviembre / EP

La demanda eléctrica se desploma un 5% y confirma el frenazo de noviembre

El mercado registra el peor dato desde el fin del primer estado de alarma y apunta a una caída global en el entorno del 6% para el conjunto del año

4 min

El temido frenazo de la economía en el cuarto trimestre como consecuencia de la segunda oleada del coronavirus comienza a confirmarse en indicadores como la demanda de electricidad, que sufrió un nuevo desplome durante noviembre. Descendió el 5,1% en relación con el mismo mes del año anterior. Se trata de la mayor caída en términos interanuales desde la registrada del pasado junio, precisamente en el que finalizó el primer estado de alarma.

El dato rompe con la tendencia de moderación en la caída de la demanda que se apreciaba en los últimos meses, a partir del inicio de la desescalada. Sin ir más lejos, en septiembre y en octubre se consignó un retroceso modeado del 3% respecto a los mismos meses de 2019, mientras que en agosto fue del 2,5%, cifra que ya empezaba a ser comparable con una situación de relativa normalidad.

Medidas restrictivas

En cualquier caso, números alejados de los registrados durante el primer estado de alarma, en el que las severas medidas de restricción de actividad económica y movilidad para tratar de paliar los efectos de la pandemia hicieron mella de manera notable en la demanda de energía eléctrica. Se apuntaron caídas del 13% y del 8,4% en mayo y junio, respectivamente.

Aunque el actual estado de alarma, decretado por el Gobierno a finales de octubre y prolongado posteriormente por un plazo de seis meses, es sensiblemente menos restrictivo que el anterior, las medidas adoptadas en su contexto por las diferentes Comunidades Autónomas empiezan a tener impacto en una variable considerada como un indicador adelantado de la actividad económica.

Segunda oleada

Precisamente, entre las citadas medidas se incluyeron cierres temporales en sectores como el de la hostelería y el ocio nocturno en varios territorios, así como toques de queda que han limitado la actividad.

Esta situación es consecuencia de la segunda oleada de contagios del Covid-19, cuyos efectos negativos han superado las previsiones hasta el punto de que se han llegado a registrar cifras de fallecidos diarios y ocupación de camas en los hospitales propias del primer estado de alarma.

Frenazo económico

Diversos organismos ya han alertado de que este hecho va a provocar un frenazo en la recuperación que la economía había comenzado a experimentar en el tercer trimestre. El primer dato publicado por el Instituto Nacional de Estadística refleja un crecimiento intertrimestral del 16,7% entre julio y septiembre, lo que supone la cifra más alta de la serie histórica.

El efecto de la segunda oleada frenará la tendencia alcista, toda vez que las previsiones, que apuntaban a un nuevo crecimiento intertrimestral del PIB entre octubre y diciembre (en el entorno de entre el 5% y el 6%), hablan ahora de un avance sensiblemente más moderado (cercano al 2%). Algunos cálculos hablan incluso de una nueva contracción.

Cierre del año

El comportamiento del mercado durante noviembre apunta a una caída de la demanda de electricidad en el conjunto de 2020 en torno al 6%. La tendencia a la baja se ha suavizado gracias a la recuperación de la actividad a partir del fin del primer estado de alarma.

Cabe recordar que el primer semestre del ejercicio se cerró con una caída muy próxima al 8% pese a que las medidas restrictivas no empezaron a aplicarse hasta la primera semana de marzo.

Destacadas en Business