Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un autobús del servicio del Baix Llobregat, cuyo concurso ha denunciado Competencia / CG

Competencia alerta de un concurso opaco de 600 millones en el AMB

La Acco pide a la administración supramunicipal "revisar" el concurso de Baixbus por poner barreras a sus rivales

3 min

Competencia ha dado el segundo aldabonazo de alerta sobre el concurso del bus interurbano en el Baix Llobregat. La Autoridad Catalana ha alertado de restricciones "muy graves" de la competencia en el concurso del bus entre Barcelona y Viladecans y Gavá, entre otros municipios. El monto total de la contrata, que licita el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), asciende a 602,9 millones de euros.

El Acco ha denunciado esta situación en una nota pública en la que constata que la licitación de la institución supramunicipal "ha restringido injustificadamente la concurrencia de operadores". Según el fiscalizador de la competencia, el procedimiento ha excluido "muy probablemente" a operadores rivales de Baixbus (Mohn, Oliveras y Rosanbus) mediante la división de lotes y la decisión de no evaluar la exigencia técnica de los licitantes en el servicio interurbano.

Advertencia en junio sin efecto

Competencia ha recordado este miércoles de que ya advirtió al AMB de la deficiente licitación en junio. En aquel momento, el ente que preside Marcel Coderch avanzó que el proceso era "altamente restrictivo". Ante ello, la Acco pidió "anular o dejar sin efecto" la licitación, sin que el Área Metropolitana hiciera caso.

La respuesta de la Administración supramunicipal no ha sido satisfactoria, El fiscalizador del mercado advierte de que las plicas contienen aún cláusulas que "debilitan el nivel de concurrencia y competencia", por lo que deberían ser "revisadas" por el AMB. De lo contrario, considera que se beneficiaría al actual adjudicatario, Baixbus

'Caso Aerobús': Monbus ya es contratista

La advertencia pública de Competencia de que una macrolicitación del AMB contiene presuntos vicios de forma resuena en otros presuntos amaños denunciados en el pasado por la misma instancia. El principal es el anterior concurso del autobús en el Baix Llobregat, que el fiscalizador del mercado enmendó en dos ocasiones.

Más sonado aún es el caso Aerobús, en el que la Acco afloró presuntas conductas anticompetitivas en el servicio de lanzadera entre Barcelona y el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat. No solo en el último concurso, sino también el anterior. El primer procedimiento sancionador del ente acabó con fuertes multas a los participantes por formar un cártel. El caso fue derivado a la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), donde aún se gestiona.