Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Turistas a las puertas de un negocio de Paseo de Gracia, en Barcelona / CG

El Mobile relanza el comercio de Barcelona ante el cliente internacional

Los comerciantes se encomiendan al MWC para recuperar la demanda extranjera procedente de los congresos profesionales

4 min

El comercio de Barcelona ve en el Mobile World Congress (MWC) de 2022 un revulsivo para volver a atraer al turismo extranjero a las tiendas de la ciudad. Tradicionalmente, el congreso tecnológico ha tenido un impacto económico notable en el shopping, ya que conlleva la llegada de decenas de miles de visitantes de todos los continentes y con un poder adquisitivo relativamente alto.

Este año, el evento internacional se erige como la gran oportunidad del comercio barcelonés para recuperar este perfil de demanda, por su valor simbólico en el retorno de grandes ferias. Después del Mobile, llegará la Seafood Expo, la mayor muestra internacional de marisco, entre los más de 150 eventos que se celebran en la Fira.

Impulso a las ventas

La celebración de estos congresos, y en particular del Mobile, es clave para el comercio junto con otras fechas como la Golden Week asiática. El turismo cultural, médico y sobre todo el de compras y el de negocios representan un impulso importante para  la facturación del comercio barcelonés, especialmente --pero no únicamente-- el de lujo.

La organizadora del evento, GSMA, espera que entre 40.000 y 60.000 personas visiten el MWC este año, con un impacto económico estimado de unos 240 millones de euros. Estas cifras doblan las de la edición del año pasado, carente de presentaciones de novedades estrella, así como de grandes compañías, aunque se quedan a la mitad de las de 2019 (100.000 asistentes, 500 millones de euros).

Promoción internacional

Àlex Goñi, presidente de PimeComerç, destaca que el MWC "da una importancia económica a Barcelona" a escala internacional, ya que aporta un turismo "diferente al de sol y playa". Y asegura que el evento supone beneficios "para la ciudad y el comercio", a lo que hay que añadir "la economía paralalela que trae para el taxi, el ocio, la limpieza, tintorerías, seguridad..."

"El Mobile es un referente mundial para Barcelona", apunta Xavier Llobet, presidente del eje comercial Cor Eixample. "Es una vitamina para el comercio y para la ciudad, para su nombre y su visibilidad", señala.

Mayor afluencia

"Viene mucha gente, el cliente necesita cosas y compra", afirma Llobet, que añade que durante la celebración del congreso "hay más movimiento en la calle". Sin embargo, apostilla que "el comercio tiene que digitalizarse para utilizar las tecnologías que utilizan los que vienen de fuera". Lluís Sans, presidente de la Asociación Passeig de Gràcia, coincide en que el congreso aporta "beneficios clarísimos" para la ciudad, a la que "posiciona en el camino correcto".

Indica que la Milla de Oro es "una de las zonas que más lo nota", si bien el impacto económico se reduce a cifras perceptibles pero "modestas" en cuanto a ventas. "Se nota, la ciudad está llena y funciona bien, pero no se dan afluencias masivas", explica. De hecho, considera que la mayoría de visitantes tienen una "agenda apretada" y "casi no tienen tiempo para ir de compras", lo que implica que aunque sí suponen un impulso para el shopping, la repercusión es menor que en sectores como el hotelero, la restauración, la organización de conferencias o los taxistas, donde los beneficios son más directos y palpables.