Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una clase de un colegio / EP

Cataluña recibirá 337 millones de euros del fondo especial para Educación

Será la segunda comunidad autónoma que más dinero reciba en este curso tras Andalucía

2 min

El Gobierno de España, a través del Boletín Oficial del Estado, ha dado a conocer el reparto de los 2.000 millones que ha destinado a las comunidades autónomas para Educación. Cataluña recibirá 337 millones de euros y será la segunda región que más dinero reciba.

Dicho fondo, según recalca el Ejecutivo, se configura como un fondo excepcional de carácter presupuestario, cuyo objeto es dotar de mayor financiación, mediante transferencias, a los gobiernos regionales, para hacer frente a la incidencia presupuestaria derivada de la crisis originada por el coronavirus. Esta partida estará disponible a partir de este mismo septiembre.

Reparto de los 2.000 millones

Como se mencionaba anteriormente, Cataluña es la segunda comunidad autónoma que más dinero recibirá, tan solo superado por Andalucía, con 383 millones de euros. La Comunidad de Madrid se embolsará un total de 291 millones de euros del total de los 2.000 que el Gobierno ha destinado. La participación de País Vasco (87 millones) y de la Comunidad Foral de Navarra (29 millones) en el reparto tiene una situación diferente por su concierto fiscal.

La Rioja será la que menos dinero reciba, con un total de 13 millones de euros. La Comunidad Valenciana tendrá un presupuesto de 214 millones de euros. Castilla y La Mancha y Canarias se quedan cerca de los 90 millones y Cantabria percibirá 22 millones, mientras que Galicia ingresará un montante de 92 millones. 

Refuerzo educativo 

Estos fondos están destinados al refuerzo del sistema educativo; sobre todo, tienen como objetivo la contratación de profesores para bajar las ratios de alumnos, el alquiler de locales y la compra de material como mamparas, mascarillas o geles desinfectantes.

Cabe recordar que dicho reparto se encuadra dentro del fondo específico de 16.000 millones aprobado por el Ejecutivo para paliar los efectos derivados de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.