Menú Buscar
De izquierda a derecha, Constantí Serrallonga (Fira BCN), John Hoffman (GSMA), Víctor Calvo-Sotelo (Estado), Ada Colau (Ajuntament), Jordi Baiget (Generalitat) y Aleix Valls (MWCB).

¿Carril VIP, el remedio para las huelgas en el Mobile World Congress?

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona confían en alcanzar pactos con los trabajadores del transporte en menos de una semana, aunque sólo convocan una jornada de negociación

5 min

El Mobile World Congress (MWC) dará el disparo de salida este domingo y el gran reto al que debe hacer frente el evento está pendiente de resolver. Los trabajadores de metro y Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) mantienen sus respectivas huelgas por el enroque de las negociacionesm, mientras los organizadores y las administraciones diseñan una alternativa para transportar a los 90.000 asistentes que se esperan.

“La ciudad tiene otras alternativas de movilidad”, manifestó la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, en una rueda de prensa para presentar las actividades impulsadas desde la Mobile World Capital Barcelona en el próximo congreso. Entre ellas, la segregación de carriles de tráfico entre la plaza Espanya y el recinto de Fira Gran Vía situada en L'Hospitalet del Llobregat. Barcelona incluso ha planteado a GSMA, la todopoderosa patronal del sector que se encarga de organizar el MWC, que uno de esos carriles segregados sea sólo para uso de vehículos VIP del congreso, los que transportan a los altos directivos de compañías presentes en el evento como Google, Facebook o Samsung, entre otros.

Documento entregado a GSMA

Así consta en uno de los documentos que se han remitido a GSMA, aunque Colau afirmó en el mismo encuentro con la prensa que desconoce que existe alguna propuesta en este sentido sobre la mesa.

La líder de BComú se mostró confiada en que serán capaces de “reforzar” las alternativas al metro y los FGC hasta el recinto ferial para que la movilidad entre el 22 y el 25 de febrero en Barcelona “fluya de la mejor manera posible si se tiene en cuenta el grueso de visitantes”. “Entendemos que una huelga no es buena para nadie, ni para la empresa, ni para los trabajadores ni para la ciudad”, añadió.

FGC en servicios mínimos

El consejero de Empresa, Jordi Baiget, también se mostró confiado en que se consiga de nuevo la paz laboral en FGC. Indicó que la negociación está en marcha, aunque los miembros del comité de empresa aseguraron pocos minutos antes del encuentro de las administraciones con los medios que se está lejos de alcanzar un pacto por lo que consideran que es una falta de voluntad de negociación por parte de la dirección de la empresa pública.

De hecho, fuentes del departamento indican que se trabaja en marcar unos servicios mínimos suficientes para cubrir las necesidades de transporte de las horas punta.

Carta de los sindicatos del metro

Las declaraciones de los empleados de FGC están en línea a las de los trabajadores del metro. La plantilla integrada en Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha ido un paso más allá al exigir a Colau y a la presidenta de la empresa pública, la regidora Mercedes Vidal, la “destitución inmediata e irrevocable del director de la red de metro, Marc Grau, su amigo de universidad, el consejero delegado Enric Cañas y el director general de TMB, Jaume Tintoré.

La plantilla les acusa de “bloquear, boicotear"n las negociaciones, así como de engañar al consistorio sobre lo que realmente está ocurriendo.

La carta está firmada por todos los sindicatos del comité del metro --CGT, UGT, CCOO, Colectivo Personal Trenes, Sindicato Unitario y Colectivo Independiente Metro-- y afirman que los ejecutivos señalados “en ningún momento han tenido, ni tienen, voluntad de negociación”.

L9 parada por la huelga

La representación social solicitó que se empezara a negociar el convenio colectivo en dos escritos registrados el 23 y el 29 de septiembre y la cúpula de la empresa pública no les citó hasta un mes después. Se han celebrado ocho encuentros desde ese momento y la dirección pasó de asistir a otros ocho. La primera propuesta de acuerdo se puso sobre la mesa la semana pasada.

Cobra fuerza la teoría de que el MWC tampoco podrá estrenar la L9 del metro porque el conflicto laboral. En su caso, ni siquiera se ha empezado a hablar de los servicios mínimos.

Paros en Renfe y autobuses

La guinda del pastel en ambos conflictos laborales es que el comité de empresa de Adif en Barcelona también ha convocado una huelga los días del MWC para denunciar sus condiciones laborales, por lo que también habrá problemas para llegar a Barcelona con Renfe. Además, los sindicatos minoritarios de los autobuses urbanos han ampliado el calendario de protestas para coincidir con el evento.

El tráfico rodado deberá soportar mucha más presión durante la semana del congreso. Para evitar el colapso y fomentar la eficacia del transporte público como mínimo de los 90.000 asistentes al MWC, segregar carriles únicamente para autobuses lanzadera es básico. Queda en el aire conocer si también podrán usarlos los vehículos VIP.