Menú Buscar
Damià Calvet, conseller de Territori i Sostenibilitat, en una comparecencia sobre la T-Mobilitat / EUROPA PRESS

Calvet culpa a las empresas del retraso en la T-Mobilitat y les pedirá una compensación

La Generalitat ha iniciado los trámites para que la concesionaria del proyecto compense a la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) por el incumplimiento de los plazos

30.01.2019 19:44 h.
4 min

La T-Mobilitat, el proyecto de digitalización del transporte público catalán, encadena múltiples retrasos. Tras varios meses sin dar explicaciones al respecto, el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, ha explicado este miércoles en sede parlamentaria las causas que han provocado que a día de hoy sigan vigentes los billetes de cartón. Calvet ha achacado estos retrasos acumulados a las empresas adjudicatarias del proyecto, agrupadas en torno a la UTE SocMobilitat –integrada por CaixaBank, Moventia, Indra y Fujitsu–. "Atribuimos los retrasos a las dificultades de la empresa", ha asegurado.

En consecuencia, la Generalitat ha iniciado los trámites para que la concesionaria SocMobilitat, encargada de implementar y gestionar la T-Mobilitat, compense a la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) por los retrasos: "La ATM envió a SocMobilitat 36 avisos de retraso y se abrieron siete expedientes de sanción, dos de ellos firmes". 

Coste de los retrasos

El importe de dicha compensación se hará público antes de Semana Santa y se basará en tres factores: el incumplimiento del calendario inicial, el coste de mantener el sistema analógico durante más tiempo del previsto y el fraude extra que deriva del sistema viejo respecto al nuevo.

No obstante, hasta ahora el retraso en la implementación de la T-Mobilitat ha tenido el efecto contrario. SocMobilitat ha recibido una compensación de unos 12 millones de euros por parte de la ATM debido a los retrasos y a los pliegues estipulados en el contrato con la administración. 

Pecaron de optimistas

El conseller de Territori ha detallado que la mayoría de los subproyectos necesitan el cambio tecnológico del billetaje, lo que comporta un retraso en todo el proyecto. Además, ha insistido en que la T-Mobilitat es un salto hacia adelante en la mejora del transporte público "que no se puede reducir al cambio tecnológico del billetaje", y ha añadido que no van a escatimar en calidad para avanzar plazos.

El último retraso en la T-Mobilitat se comunicó en octubre de 2018. Entonces, Calvet explicó en rueda de prensa que el proyecto no entrará en funcionamiento hasta 2021 para evitar poner en riesgo la calidad de la misma y que su prueba piloto se realizará ese mismo año.

Defiende su gestión

Cabe señalar que el anuncio de la T-Mobilitat se hizo en 2013, cuando se aseguró que se implementaría una prueba piloto. Desde entonces, el proyecto se ha retrasado de forma constante y se ha anunciado su llegada definitiva en múltiples ocasiones. Hoy, Calvet ha reconocido el error al admitir que la administración se ha equivocado a la hora de realizar anuncios demasiado optimistas sobre esta inciativa.

Pero el conseller ha defendido su gestión al frente de este proyecto, y ha recordado que tienen el compromiso de cumplir con los plazos: "Las fechas que hemos ido poniendo a lo largo de esta legislatura entendemos que se podrán cumplir".

 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información