Menú Buscar
El presidente de BBVA, Carlos Torres, ha eludido hablar del caso Villarejo, que salpica a la entidad / EP

Los malabarismos de BBVA para evitar el 'caso Villarejo' al presentar sus resultados anuales

El anterior presidente de la entidad, Francisco González, está imputado por la Audiencia Nacional por los contratos que suscribió el banco con el excomisario desde 2004

5 min

BBVA ha presentado este viernes en su sede de Madrid cómo cierra 2019 en un acto que ha contado con la presencia del presidente de la entidad, Carlos Torres, y su consejero delegado, Onur Genç, además del director de Comunicación Paul G. Tobin. Tras destacar los "excelentes resultados" de BBVA el pasado año, un optimismo que choca con la realidad (el recorte del 35% de los beneficios), Torres se ha sometido a un aluvión de preguntas sobre el caso Villarejo, el escándalo que afecta a la entidad después de que el que el anterior presidente, Francisco González, abandonara "temporalmente" el banco mientras se llevan a cabo las investigaciones "para evitar que se utilice su persona para dañar a la entidad". Mejor dicho, ha hecho malabarismos para evitar dar ninguna respuesta concreta sobre una investigación que amenaza la reputación de la entidad. 

Su líder anterior se desvinculó del BBVA ante la repercusión del trabajo del excomisario al frente de una empresa de investigación contratada en su día por el banco. El grupo financiero abrió sus propias pesquisas para intentar minimizar la mala imagen de haber contratado a Cenyt en verano de 2018, las mismas que están sujetas a un proceso judicial. González está imputado formalmente por la Audiencia Nacional e investigado por la Fiscalía Anticorrupción por sus negocios con el comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo. Éste, supuestamente, espió por orden de BBVA a líderes políticos y empresariales a partir de 2004. La presunta relación se inició cuando la constructora Sacyr activó una operación para tratar de tomar el control de la entidad que finalmente fracasó.

Que termine cuanto antes

Precisamente, a ese proceso judicial en curso se ha agarrado Carlos Torres para eludir las preguntas. Ha señalado que la nueva dirección de BBVA "no habla de personas", especialmente de las que están inmersas en la causa. Afirma que a nivel personal está "muy tranquilo" porque es consciente de que no tiene implicación alguna con los hechos y ha reclamado que la investigación y el juicio se acaben lo antes posible para que se aclaren responsabilidades, sin citar a nadie. 

El presidente de BBVA tampoco ha señalado si González volvería a la presidencia del grupo bancario tras el proceso, como afirmó en su momento al asegurar que se apartaba "de forma temporal". Con todo, a nadie se le escapa que ésta es una posibilidad muy remota. 

1.745 millones en impuestos

En clave financiera, Torres y Genç se han sumado al clamor de Caixabank sobre la presión fiscal sobre los grupos financieros del país. Su presidente ha manifestado que "no hacen falta más impuestos" para impulsar la igualdad social, como pretende el nuevo Gobierno de coalición y ha apuntado que sería más fácil fomentar la educación, que es la gran "asignatura pendiente" de España. Según su punto de vista, esta sería la apuesta que se traduciría de forma más clara en mayor empleo y, por ende, recaudación fiscal.

"El sistema tributario es un elemento necesario de distribución de rentas", ha manifestado Torres. También ha detallado que BBVA pagó en 2019 un tipo efectivo del impuesto de sociedades del 26% en España, con lo que dedicó a fines fiscales 480 millones de euros. A esta cantidad se le deben sumar "otras tributaciones y aportaciones" como la que hacen al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que son otros 1.265, que suman 1.745 millones. Por todo ello, asegura que la entidad contribuye con creces a sostener el Estado del Bienestar.