Menú Buscar
El presidente de BBVA, Carlos Torres (d), con su predecesor en el cargo y actual presidente honorífico, Francisco González / EFE

BBVA admite que contrató a Villarejo para realizar un espionaje “deplorable”

El nuevo presidente de la entidad, Carlos Torres, explica a los trabajadores que la investigación interna iniciada aún no ha detectado evidencias de quién hizo el encargo

14.01.2019 11:38 h.
4 min

BBVA ha admitido en una carta remitida a los trabajadores que contrató al comisario José Manuel Villarejo. El nuevo presidente de la entidad, Carlos Torres, firma la misiva que supone un ejercicio de transparencia de la nueva cúpula de la entidad ante el escándalo del presunto espionaje que se había promovido sobre políticos, empresarios y periodistas.

Según el relato que se ha compartido con la plantilla, la investigación interna que se activó tras la publicación de las primeras informaciones sobre el caso en El Confidencial y en Moncloa.com aún no ha propiciado una conclusión clara sobre quién encargó los trabajos al comisario encarcelado a través de su empresa, Grupo Cenyt. Las informaciones publicadas apuntan al predecesor de Torres en el cargo y actual presidente de honor de la entidad, Francisco González.

Investigación interna

La dirección de BBVA tilda de “deplorable” el espionaje. Reconoce que “Cenyt proporcionó distintos servicios al banco”, pero deja claro que aún “no se han encontrado documentos relacionados con el control e intervención de comunicaciones privadas”. Las que han dado lugar a las informaciones que se han publicado.

En ellas, se apunta a que González contrató a Villarejo a través de su jefe de seguridad. El comisario se habría comprometido a pasarles información sobre la operación que habría lanzado a finales de 2004 el entonces presidente de Sacyr, Luis del Rivero, para tomar un 5% del banco. Así lo admitió ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Poco después, la constructora reconoció que controlaba el 3,1% de la entidad de forma indirecta.

Empresarios, políticos y periodistas

BBVA tildó de hostil la operación de Del Rivero. Por ello se espió a este ejecutivo además de otros empresarios como Juan Abelló (Torreal); al director de la oficina económica del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián; la que era su superior, la vicepresidente María Teresa Fernández de la Vega; o a periodistas del sector financiero. En febrero de 2005, Sacyr renunció a incrementar su participación en el banco.

Cabe tener en cuenta que Del Rivero lanzó la operación en un momento muy delicado para González y el resto de altos ejecutivos del grupo. La CNMV, liderada por Manuel Conthe, había iniciado una investigación sobre la venta de la sociedad de valores del entonces presidente, FG Valores, a Merrill Linch en 1996 por las presuntas irregularidades que se habían producido.

Las pesquisas se iniciaron entre críticas de que se estaba politizando el caso. La tesis que mantenía el entonces presidente de BBVA era que el Gobierno socialista auspiciaba que Sacyr y Juan Abelló tomaran una posición importante en la entidad. CNMV cerró a finales de diciembre de 2005 el caso.

Justificación del nuevo presidente

Torres reconoce que las informaciones han “impresionado” a la dirección de BBVA. “De ser cierto, este comportamiento sería extremadamente preocupante y deplorable”, destaca el presidente en la misiva. Asegura que es “radicalmente opuesto a lo que somos y lo que defendemos”.

Por todo ello, prosigue con la investigación interna.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información