Menú Buscar
Donald Trump, presidente de Estados Unidos /Europa Press

La automoción española teme por los aranceles en el conflicto Trump-Sánchez con la ‘tasa Google’

El sector considera que deben analizarse los pros y los contras de este nuevo tributo en el país

5 min

El Gobierno de España aprobó y aplazó para el mes de diciembre la entrada del nuevo impuesto a las tecnológicas. Esta tasa la deberán pagar las compañías que tengan una facturación mundial superior a 750 millones de euros.

Las grandes afectadas son empresas, mayoritariamente, estadounidenses. Y Donald Trump ya ha dado un aviso a España para que no cobre este impuesto si no quiere que active el botón de aranceles.

Valorar las consecuencias

Y esa palabra provoca horrores en el sector de la automoción española. Tal y como señalan fuentes del sector a Crónica Global, “la ‘tasa Google’ nos perjudicaría enormemente si finalmente Donald Trump decide imponer aranceles a España”.

En esta línea, las mismas voces consideran que “se deberían contemplar todos los escenarios posibles” y no aprobar impuestos sin valorar todos “los pros y contras”. El sector alerta de las represalias que ha tomado en los últimos años Donald Trump con los países con los que ha tenido tensiones económicas, y la automoción española podría quedar muy dañada si el presidente estadounidense decide imponer impuestos a las importaciones o fabricaciones de compuestos de los coches de empresa españolas.

 Trump-Sánchez con la ‘tasa Google’ / EUROPA PRESS

La importancia de EEUU

De hecho, el automóvil ya sufrió las amenazas del inquilino de la Casa Blanca. El mandatario estadounidense ya esgrimió el pasado mes de enero imponer "aranceles muy altos" a las importaciones de automóviles europeos si la UE no aceptaba un nuevo acuerdo comercial con el país norteamericano. La repercusión para las compañías españolas supondría un impacto negativo de 695 millones de euros. 

Pero estos gravámenes, si España y Estados Unidos no llegan a un acuerdo por la ‘tasa Google", podrían tener consecuencias mucho peores puesto que, según datos de la patronal de las empresas de automoción, Sernauto, el negocio del sector asciende a 868 millones de euros en el país americano.

Cuarto mercado

Sernauto ve muy importante poder contar con mecanismos que favorezcan las relaciones comerciales con EEUU. El país norteamericano es el tercer mercado más importante, solamente superado por la propia Unión Europea y Marruecos. La cuarta región que más cuota de mercado tiene es China.

Según ha podido confirmar Crónica Global, tanto el Gobierno de España como el sector de la automoción han mantenido diversas reuniones en las últimas semanas para abordar esta y otras cuestiones como las subvenciones en I+D+I para renovar el parque español.

El coronavirus también preocupa

Los problemas nunca vienen solos. Y la alarma sanitaria a cuenta del coronavirus también preocupa a la automoción, que ve como cientos de fábricas en China cierran sus puertas para frenar los contagios. 

Tal y como se indicaba anteriormente, China representa el cuarto mercado mundial en cuanto a ventas para las firmas de automoción españolas. En concreto, las compañías exportaron un total de 618 millones de euros en 2018, últimos datos ofrecidos por Sernauto.

Y el Brexit, de fondo

La salida de Reino Unido de la Unión Europea también repercutirá a la industria de la automoción española. El sector también recalca que ”cualquier modificación en el actual marco regulatorio tendrá efectos sobre los proveedores españoles de automoción”.

En términos de intercambios comerciales, las empresas españolas exportaron, en 2018, equipos y componentes para automoción por valor de 1.517 millones de euros, lo que supone una cuota del 7,1% sobre las exportaciones totales del sector. Ese año las importaciones de componentes ascendieron a 731 millones de euros, por lo que la balanza comercial presentó un saldo positivo de 786 millones de euros. 

En referencia a 2019, para el periodo enero-octubre las ventas a Reino Unido han supuesto 1.279 millones de euros, lo que supone una mínima caída del 0,5% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las compras procedentes del mercado británico, para este mismo periodo, han experimentado un descenso del 2,1%.