Menú Buscar
Álex Cruz, nuevo presidente de British, ha pedido una estrategia nacional para la aviación en su último acto público en España.

Álex Cruz reivindica las aerolíneas de bandera

El nuevo presidente de British elogia la estrategia nacional de las aerolíneas de los emiratos para referirse a la españolidad de Iberia

Ignasi Jorro
3 min

El nuevo presidente de British Airways, Álex Cruz, ha reivindicado el martes las aerolíneas de bandera como sector económico estratégico. Tras emplazar a las administraciones a "coordinarse" para componer una estrategia a nivel nacional que relance la aviación, ha manifestado que no "hay ninguna razón por la que la primera aerolínea de España [en referencia a Iberia] no sea española", antes de elogiar la promoción que hacen los países del Golfo de sus tres operadoras (Qatar Airways, Emirates y Etihad).

Cruz, que el 31 cederá el testigo a Javier Sánchez-Prieto como consejero delegado de Vueling, ha puesto deberes a los políticos. "Las administraciones, todas, las de Cataluña y la de España, tendrían que poner la aviación al frente de una estrategia de largo recorrido", ha indicado. 

El ejecutivo que pilotó el nacimiento de Vueling junto a Josep Piqué, pide fijarse en el Golfo en algunos aspectos. "Y no hablo de nacionalizar ni de pagar con petróleo; hablo de que absolutamente toda la promoción económica a nivel nacional incluya a la aviación, cuyo impacto económico clave no hemos sabido explicar", ha aclarado.

British Airways y Barcelona

Con respecto a la nueva compañía aérea que dirigirá dentro del grupo International Consolidated Airlines Group (IAG), Cruz ha dejado la puerta abierta a reforzar las operaciones a la capital catalana, incluso los vuelos de largo radio. "Honestamente, no sé que rol juega Barcelona en el mapa de British hasta que tome posesión el 31 de marzo. Pero en mi vida no descarto absolutamente nada", ha avisado.

Interpelado sobre el porqué el aeropuerto del Prat no tiene más conexiones aéreas de largo alcance, Cruz ha sido taxativo. "Ni en Iberia ni en Vueling hay razones de estado. Hay cifras y retorno de inversión. Si alguien quiere vuelos de largo radio en Barcelona, necesita que sean rentables", ha avisado.

En este sentido, Cruz ha recordado que establecer enlaces de más de cinco horas desde la Ciudad Condal requiere "una inversión de tres cifras, probablemente de 150 a 180 millones de euros".

¿Por qué el Govern apostó por Spanair?

En un emotivo discurso con sabor a despedida en el Círculo Ecuestre de Barcelona, el que fuere consejero delegado de la aerolínea Clickair ha lanzado una pregunta al aire. "Vueling empezó con tres aviones y 20 rutas en 2004. En 2015 tiene más de 100 aviones y conecta Barcelona con 160 destinos. Aunque siempre me preguntaré por qué no se apostó por Vueling para responder al clamor de más conectividad en El Prat", ha manifestado.

Sin entrar a valorar decisiones políticas, Cruz ha enviado un recado a administraciones y empresas que apuntalaron la fallida aventura empresarial de Spanair, que costó 210 millones de euros públicos. "Dejo la pregunta sin responder, pero seguramente una de las respuestas es que Vueling habría sido aún más grande de lo que es hoy", ha concluido.