Menú Buscar

Aguas de Barcelona condona las deudas a las familias vulnerables

La empresa mixta toma la delantera al ayuntamiento y al Área Metropolitana de Barcelona para ofrecer garantías a los afectados

La gestora de agua de los 23 municipios del Área Metropolitana de Barcelona condonará la deuda que mantienen con la compañía las familias en riesgo de exclusión social / EFE
14.03.2018 00:00 h.
5 min

Aguas de Barcelona ha anunciado que da otro paso en una cuestión tan sensible como el servicio que se da a familias vulnerables de la capital catalana y su ámbito de influencia. El grupo condonará todas las deudas que han contraído con la compañía desde el momento en que dejaron de abonar las facturas por los problemas económicos que marcan su día a día hasta que su caso fue analizado por los Servicios Sociales municipales, los que designan oficialmente que se trata de personas vulnerables.

Esta iniciativa se suma a las garantías que la gestora del agua ofrece desde hace años para bonificar el consumo de los afectados, su fondo de solidaridad. El coste del agua, tanto presente como pasado, será de cero euros. Cuestión aparte son los devengos de los impuestos municipales que van asociados al recibo, la Tasa Metropolitana de Tratamiento de Residuos (TMTR) y la del Alcantarillado, que sólo se paga en Barcelona.

Deudas de casi dos millones

Las Administraciones las facturan a todos los usuarios sin diferenciar los que sufren situaciones de pobreza o riesgo de exclusión social. Se calcula que los beneficiarios del fondo de solidaridad de Aguas de Barcelona deben más de 1,7 millones de euros a ambas Administraciones.

Cantidad que se debe repartir entre las más de 20.000 unidades familiares de toda el área metropolitana que forman parte de esta acción social. De todas ellas, 7.203 viven en la ciudad de Barcelona.

Compromiso municipal incumplido

El ayuntamiento de la capital catalana, encabezado por Ada Colau, se comprometió hace un año a dejar de cobrar el gravamen local. También se hizo lo propio desde el gobierno del Área Metropolitana de Barcelona, encabezado por BComú junto a PSC y ERC. Aunque ninguna de las dos Administraciones ha concretado esta política hasta la fecha.

La empresa mixta que se encarga del servicio y el consistorio de Barcelona firmaron en febrero un convenio en que se comprometían a condonar la deuda a las familias vulnerables de forma simultánea. El pasivo que habían acumulado en facturas anteriores y todos los conceptos de los nuevos recibos. Por el momento, tampoco se ha concretado.

Casi dos millones de condonación

Con este documento en la mano, la operadora de agua toma la delantera. Mandará próximamente una circular [VEA AQUÍ UN EJEMPLO] a los usuarios que estén en una situación de vulnerabilidad en la que informarán de dos cuestiones. Que dejan de ser morosos con la compañía y que abonar el coste del agua ya no será un quebradero de cabeza.

En la carta se detallarán las facturas afectadas por la condonación, pero también se dará cuenta de la deuda restante asociada a los impuestos municipales. Cantidades que en 11 meses oscilan sobre los 50 euros en el caso de la tasa del alcantarillado barcelonesa y que se acercan a los 200 euros en el mismo periodo de tiempo en el gravamen metropolitano.

Acuerdos metropolitanos

Aguas de Barcelona no sólo ha llegado a un pacto con los servicios sociales del ayuntamiento de la capital catalana. Ha firmado otros 21 convenios con consistorios de los 23 municipios en los que suministra agua. Quedan pendientes de rubricar los de Badalona y Cerdanyola del Vallès, dos ciudades lideradas por formaciones políticas cercanas a Catalunya en Comú y la CUP.

Fuentes cercanas a la gestora del servicio indican que se mantienen conversaciones con ambos equipos de gobierno para oficializar la colaboración lo antes posible. Apuntan, igualmente, que el fondo de solidaridad también incluye familias de ambos municipios.

Junta de accionistas

Todas estas cuestiones se analizarán este miércoles a lo largo de la junta de accionistas de Aguas de Barcelona, Empresa Metropolitana de Gestión del Ciclo Integral del Agua. Una sociedad público-privada cuyo accionista mayoritario (85%) es el grupo Agbar y con el AMB en el control del 15% restante.   

Las malas relaciones que mantienen son notorias desde el inicio del mandato. De hecho, BComú intenta desde hace meses modificar la gestión del agua en el AMB sin esperar que se aclare el embrollo judicial sobre esta cuestión.

¿Quiere hacer un comentario?