Menú Buscar
Imagen del Aerobús, cuyo concurso está siendo investigado por amaño, en el centro de Barcelona / CG

Dos empresas del amaño del Aerobús, 'pilladas' también en Alicante

Cinesi y Vectalia, investigadas por alterar el macroconcurso de 89,5 millones del bus lanzadera al aeropuerto de Barcelona, están bajo sospecha en la ciudad valenciana

07.01.2019 00:00 h.
5 min

De nuevo, bajo sospecha. Dos de las empresas investigadas por, supuestamente, amañar el macrocontrato del Aerobús en Barcelona están ahora bajo sospecha en Alicante. Son la consultora barcelonesa Cinesi, vinculada a la cooperativa laboral Tusgsal, y en su rol pasivo, el grupo alicantino Vectalia, que también optó a hacerse con el bus lanzadera al aeropuerto de El Prat de la Ciudad Condal.

Tal y como avanzó Alicante Plaza en diciembre, el Ayuntamiento de Alicante ha tenido que parar la contratación para la redacción del proyecto de prestación del servicio público y plan de viabilidad del servicio de transporte urbano de viajeros [ver aquí]. La adjudicación, de 121.000 euros con IVA, es el paso previo a licitar el servicio de autobús urbano en la ciudad. La contrata la ganó una unión temporal de empresas (UTE) participada por la consultora Cinesi con una oferta anormalmente baja: 73.810 euros [ver aquí]. No obstante, el Ejecutivo local comandado por Luis Barcala (PP) ha tenido que detener la adjudicación en el segundo paso del proceso.

Relación comercial con Vectalia

El equipo de gobierno ha actuado así porque la UTE en la que participaba Cinesi no ha pasado el segundo corte: las empresas debían demostrar que no tenían relación alguna con Matasus (del grupo Vectalia), actual operador del servicio de autobús urbano en Alicante y también licitante del Aerobús en Barcelona mediante su filial La Alcoyana. No era así. La consultora investigada en Barcelona --la Autoridad Catalana de la Competencia (Acco) y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) llegaron a registrar su sede-- mantiene una relación con Vectalia en las Islas Baleares y Francia.

Vectalia, operador del bus urbano de Alicante, tiene relación con Cinesi, la empresa ahora investigada / Vectalia

Vectalia, operador del bus urbano de Alicante, tiene relación con Cinesi, la empresa ahora investigada / VECTALIA

En el archipiélago, Tusgsal (matriz de Cinesi) tiene una posición del 42,5% en Operadores de Movilidad Balear SL, empresa que controla el transporte escolar en Mallorca, entre otros servicios. Vectalia atesora un 40% del capital de esta sociedad mixta. Autocares Rafael Nadal, enseña del presidente de la patronal Asociación de Transporte Regular por Carretera en Balears, copa el 10% restante. Hay más. Cinesi asesoró a Vectalia en el despliegue del bus en la región francesa de Béziers-Mediterranée, tal y como admite en su página web. Este concurso en el estado galo con 60 autobuses y para 125.000 habitantes lo ganaron el grupo alicantino y Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), también investigada en la trama del supuesto amaño del Aerobús.

Concurso varado y en Antifraude

Cabe recordar que el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) se vio forzada a poner freno a la lucrativa adjudicación del bus lanzadera entre el centro de Barcelona y el aeropuerto de El Prat en diciembre. Lo hizo después de que la Acco y la CNMC anunciaran que investigan indicios de presunta colusión entre empresas, que habrían alterado la licitación de 89,5 millones de euros a seis años. El expediente ha recalado en la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC). Tras asegurar que "se enteró por la prensa" del escándalo en un pleno metropolitano, la institución supramunicipal que preside Ada Colau tuvo que detener la licitación hasta que las pesquisas aclaren si hubo irregularidades.

Las presuntas malas prácticas se centrarían, precisamente, en una oferta anormalmente baja presentada por La Alcoyana, filial del grupo Vectalia. La socia de Tusgsal en Baleares y de TMB en Francia habría ayudado, siempre según fuentes del sector, a sus dos partners a llevarse la adjudicación, a la que se presentaron en el seno de una unión temporal de empresas (UTE) formada por Tusgsal, TMB y la transportista independentista Moventia. Lo habría hecho con una oferta espuria que habría alterado las puntuaciones y desplazado al ganador objetivo, la empresa gallega Monbus. La trama del Aerobús se encuentra bajo investigación tanto de la Acco como de Antifraude. Mientras, la UTE ganadora, Serveis Generals de Mobilitat i Transports (SGMT), que opera el servicio desde 2009, sigue al frente del mismo, lo que le sigue reportando pingües beneficios pese a estar investigada, según las mismas voces.