Terror en Londres y parlamentarismo 'cipotudo'

El fallo de Homs, los presupuestos del referéndum, la deposición testifical de la señora Carulla, el lenguaje de Podemos y el club de lectura Barnils

7 min
23.03.2017 09:14 h.

Terrorismo en Londres. Matar es fácil y barato. Un todoterreno y dos cuchillos eran las armas del individuo que irrumpió en el núcleo político del Reino Unido. De Orly a Westminster cuando se cumplía un año de los atentados de Bruselas. En el recuerdo, Bataclán y el camión de Niza. Los heridos de Londres se cuentan por decenas y muchos en estado crítico. Hay cinco muertos, asesino incluido. Los gobiernos aprietan los puños, alzan las alarmas e intensifican los controles. Los lobos solitarios merodean por la retaguardia de la indefensa Europa.

portada paisEn El País, Pablo Guimón firma el telegrama de apertura: "Un ataque que la policía británica calificó como un atentado terrorista golpeó este miércoles el centro de Londres. Un agresor sembró el pánico en las inmediaciones del Parlamento, primero atropellando con un todoterreno a numerosos transeúntes y luego atacando con un cuchillo a los agentes que vigilaban el acceso al corazón de la democracia británica. El ataque causó al menos cinco muertos, entre ellos el presunto terrorista, y 40 heridos, según el último balance ofrecido por la Policía británica poco antes de medianoche. El agresor fue abatido a tiros por los agentes. (...) Las autoridades sospechan que el ataque está vinculado con el terrorismo islamista".

Las huellas de sangre, los muertos y heridos y el icono del Big Ben al fondo mandan en las portadas. Es un aviso a los indefensos. En cualquier momento y en cualquier lugar, un chispazo de locura puede desencadenar oleadas de terror.

Cambio de registro. Emociones fuertes y palabras gruesas en el Congreso y en el Parlament. Se rifa una muñeca chochona para quien la diga más gorda. En la carrera de San Jerónimo manda la cosa esa de la prosa cipotuda, pero en verbo y en versión morada. Así lo explica Miriam Muro en su crónica de Libertad Digital. Habla Pablo Iglesias: "'Preparando esta pregunta llegaba a la conclusión de que usted me iba a responder que el informe de los letrados le traía sin cuidado, pero como usted maneja la prosa de Lope con destreza, he estado reflexionando sobre la expresión que utilizaría usted', continuaba el líder de Podemos. Era entonces cuando Iglesias le daba a Rajoy 'varias opciones' para su contestación: 'Me importa un comino el informe de los letrados, me importa un pimiento, un huevo, un rábano o me importa un pepino. O incluso tiene usted otras fórmulas más directas: me la trae floja, me la suda, me la trae al fresco, me la pela, me la refanfinfla...'".

Se ha dejado me la bufa y me la trae al pairo, entre otras muchas y castizas expresiones para denotar falta de interés no exenta de desprecio.

En el Parlament, Romeva llama "falangistas" a los manifestantes del pasado domingo en contra del proceso y en El Directe, periódico que fue de la dilecta dirección de Oriol Junqueras abordan con alborozo el expediente y titulan que "Romeva se atreve a decir a Ciudadanos lo que muchos catalanes piensan". Luego tachan de "unionista declarada" a Encarna Roca, la nueva vicepresidenta del Constitucional, e instan a una campaña para que la Universitat de Girona le retire el honoris causa por facha. ¿Discurso del odio tal vez?

Viene a cuento la columna de Raúl del Pozo en El Mundo, un apunte sobre los amigos del club de lectura Barnils: "Ahora a la presión normal se ha añadido otra, por ahora resistible, que es la que tiene su origen en el foco independentista. Si te sales en la Meseta, como ellos la llaman, del camino que ellos consideran correcto, te machacan. Ha llegado con el bozal El Grup Barnils, una unión de periodistas que defiende el rigor periodístico en el marco de los Países Catalanes. Se dedica al análisis de las estrategias que usan medios digitales del 'espectro ideológico de derechas para fomentar el discurso del odio'. El grupo cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Barcelona".

Sigue Del Pozo: "Según Juan Carlos Girauta en El Español, los pancatalanistas que vigilan el parto de una nación, han decidido exterminar a Libertad Digital, que dirige Federico Jiménez Losantos, 'todo ello en plena deriva de deslegitimación de las instituciones, leyes y sentencias, con una ley secreta en marcha para la proclamación de la República Catalana'. Así que les esperan días duros a los que alboroten durante el parto sagrado de la nueva nación. Ya lo dijo Larra: 'Lo que no se puede decir, no se debe decir'".

El Govern ha salvado los presupuestos con la adenda adicional dispositiva del referéndum mutante muy a pesar de la advertencia del secretario general y del letrado mayor sobre el incumplimiento de la interlocutoria del Tribunal Constitucional del pasado 14 de febrero. Junts pel Sí y la CUP pasan millas. ¿Un informe de los letrados? Se lo come con patatas Anna Gabriel.

En medio del carajal parlamentario trascendió el fallo del Supremo sobre Francesc Homs, 13 meses de inhabilitación y multa de 30.000 euros, costas aparte. Los independentistas corean aquello de que el Supremo te da alas y prosigue el espectáculo de la banda del 9N, ya cuarteto con el señor Quico de Taradell. Qué manera de rasgarse las vestiduras, que folklórica expresión, que sigue en el Congreso hasta que le "desnuden de diputado".

Los mejores conciertos del Palau de la Música se dan en la Ciutat de la Justícia, marco incomparable de magníficas representaciones. Ayer compareció como testigo la señora Mariona Carulla, exvicepresidenta con Millet y ya luego presidenta. El retrato de Trallero es de una precisión hiperrealista, un cuadro barcelonés que lo explica todo.

Jeroen Dijsselbloem está en la cuerda floja.

23 de marzo, santoral: José Oriol, Rebeca, Toribio, Fidel y Félix, por cierto.

¿Quiere hacer un comentario?