El Prat necesita un 30% más de policías para drenar el control de pasaportes

El sector turístico pide al Gobierno más agentes, mientras Aena refuerza los carriles de espera y la señalización hasta que lleguen los nuevos efectivos

6 min
Imagen de colas en el control de pasaportes del aeropuerto de El Prat, en Barcelona / CG
17.05.2017 00:00 h.

El aeropuerto de El Prat (Barcelona) necesita hasta un 30% más de agentes de la Policía Nacional para drenar las colas de control de pasaportes. El sector turístico ha pedido este martes al Gobierno más agentes para aligerar las demoras. Aena, por su parte, ha anunciado que mejorará los carriles de espera y la señalización.

Según ha indicado Luis Mansilla, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP) a este medio, el segundo mayor aeropuerto español dispone de unos 300 efectivos. "Con el crecimiento del tráfico aéreo, también el procedente del espacio no-Schengen, hará falta otro 25% o 30% adicional de agentes para controlar sus pasaportes", ha señalado.

Más control

El SUP se refiere a la nueva directriz de control de entrada y salida en el país, que se anunció en abril y entró en vigor el 1 de mayo. "Por motivos de vigilancia antiterrorista en la UE tenemos que controlar cuándo entra y sale cada viajero de un Estado miembro", recuerda.

Tanto el policía como los profesionales del sector turístico argumentan en el mismo sentido: la medida no se difundió bien. "Ni el Gobierno ni los medios de comunicación le dieron la importancia que tenía. Y ahora nos encontramos con las consecuencias: viajeros no acostumbrados a esperar porque viajan dentro del espacio Schengen, lo tienen que hacer".

Hoy, reunión

Tanto el SUP como el sector turístico catalán coinciden en otro extremo: faltan agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en el territorio. "El tráfico aéreo ha crecido y los servicios de El Prat deben estar bien dimensionados para la nueva situación. También la seguridad", comenta un agente de viajes.

"Cabe recordar que varias aerolíneas volarán este verano conexiones transcontinentales a EEUU y otros destinos. Y lo harán con aviones más grandes: de 300 pasajeros. El Gobierno debe preparar su control aduanero para este desafío", recuerda el mismo intermediario.

Una opinión similar expresa otro mayorista vacacional, también desde el anonimato. "Es necesario reforzar la seguridad para proteger la marca Barcelona. Pero también encontrar el punto de equilibrio que asegure la movilidad del pasajero en el aeropuerto", explica.

Estos asuntos deberían estar sobre la mesa en una reunión que se celebrará hoy entre Generalitat, Ayuntamiento de Barcelona, Cambra de Comerç y Delegación del Gobierno. No está claro que el ruido político deje espacio para hacerlo.

"Al aeropuerto con más tiempo"

El martes, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, anunció que se instalarían 50 verificadores automáticos de pasaportes en El Prat. El mundo nacionalista tildó las colas de "sabotaje" de España.

Ante el fuego cruzado y el alto voltaje político que ha cobrado la situación, la industria vacacional pone la nota de moderación.

"Primero: la responsabilidad es del Ministerio del Interior. Aena no programa demasiados vuelos como han dicho algunos. Son las aerolíneas las que presentan sus programaciones a Eurocontrol y éste las aprueba o no según la capacidad de los sectores aéreos y de los aeropuertos", ha explicado un consultor aeronáutico.

"Segundo: tiene que haber un cambio de mentalidad. Con un nivel 4 de alerta terrorista en España, los viajeros con equipaje de mano ya no pueden acudir al aeropuerto con una hora de antelación. Los que entren o salgan de Schengen deben saber que serán verificados, por lo que se recomienda que vengan con más tiempo", agrega el mismo experto.

Aena refuerza El Prat

De hecho, patronales de agencias de viajes como ACAVe ya han informado a sus socios de que los grupos deben acudir al aeropuerto con al menos dos horas de antelación. ¿Por qué? "Los que resultan más afectados son los viajeros de conexión o que salen de España: pueden perder su vuelo", subraya un agente de viajes consultado.

Por su parte, Aena también está arrimando el hombro para lidiar con el problema. A la espera de la llegada del refuerzo de agentes del CNP y los equipos automáticos, el gestor aeroportuario ha reforzado la señalización. También ha reordenado los flujos de colas para evitar aglomeraciones.

La mercantil dependiente del Ministerio de Fomento recuerda que el "tiempo de confort" para mostrar el pasaporte a un agente --la espera media-- es de 25 minutos, tanto en Barcelona como en el resto de la red de aeropuertos europeos.

El martes, Aena contó un tiempo medio de demora en las colas de pasaportes de 17 minutos. El pico máximo fue de 40 minutos por la mañana, coincidiendo con la llegada de varios vuelos.

¿Quiere hacer un comentario?