Menú Buscar
Vivienda de Airbnb, plataforma en la que se anuncia el piso del supuesto agresor de un vecino de Barcelona / EUROPA PRESS

Un vecino denuncia a un propietario de Airbnb por agresión

La pareja del agredido aseguraba que han sido "expulsados" después de soportar seis meses de fiestas continuas

8 min

El éxito de los pisos turísticos está provocando situaciones difíciles en la ciudad de Barcelona. Muchos vecinos denuncian las molestias que causan algunos inquilinos temporales hasta el punto que dos vecinos se han visto obligados a abandonar su vivienda no sólo por los ruidos sino porque el gestor de un inmueble de AirBnb ha propinado una paliza a uno de ellos.

La pareja ha denunciado los hechos a los Mossos d’Esquadra y uno de ellos, Xavi Buxeda, se ha encargado de informar de los hechos por redes sociales. El joven asegura que los hechos se remontan al mes de mayo de 2019, cuando entraron a vivir en un piso de la calle Tiradors. Desde entonces ha vivido un “infierno”, asegura. Fiestas, ruidos constantes e incluso se han encontrado a algún turista consumiendo alcohol y drogas en el propio rellano.

Denuncias

La Guardia Urbana, el Ayuntamiento de Barcelona e incluso la plataforma de pisos eran conscientes de los hechos. La pareja había puesto en conocimiento de la Administración que “el propietario era peligroso”. Lo que no imaginaron es que este sábado les enviaría “un matón”.

Apalizados y expulsados

“Es oficial, nos han expulsado”, lamentan en redes sociales. Buxeda reconoce que la policía local acudió, anteriormente y en varias ocasiones, a la vivienda para ver lo que sucedía. Los agentes no pudieron entrar porque no disponían de una orden judicial y los turistas nunca abrieron la puerta.

La pareja del agredido relata que un equipo de inspección del Ayuntamiento fue increpado durante una de las visitas que realizaron al inmueble “por alguien enviado por el propietario”. Tras los hechos, las fiestas fueron a más.

Sin detenciones

Como el propietario mostraba una conducta agresiva, los vecinos decidieron colgar una hoja en inglés para advertir a los visitantes que el piso turístico era ilegal. Fue entonces, cuando la pareja de Buxeda estaba volviendo a colgar el cartel que el propietario retiraba, que alguien abrió la puerta de la vivienda y empezó a golpearlo. Cuando los Mossos llegaron el hombre se encerró en su piso y no pudieron detenerlo porque no tenía una orden policial. Los vecinos sospechan que se trata de alguien enviado por el propietario.

La policía autonómica ya ha abierto una investigación, después de que la víctima presentara la denuncia por agresión, y está tratando de identificar al presunto agresos. El Ayuntamiento se ha puesto en contacto con lo afectados y están a la espera de ver como se suceden los hechos. Mientras, los vecinos están viviendo en casa de unos amigos por el temor de lo que pueda suceder.

Mafia o ley

Los hechos reabren de nuevo la guerra entre el consistorio de Barcelona y Airbnb. La segunda teniente de Alcaldía, Janet Sanz, asegura que tienen "muy identificado" al propietario de la vivienda que habría amenzado a los vecinos. "Forma parte de un listado que tenemos de unos 20 multiinfractores" que utilizarían las plataformas digitales para alquilar ilegalmente sus viviendas. La presidenta del Instituto Municipal de Urbanismo asegura que Airbnb es consciente de estas prácticas y que estaba al corriente de la situación.

Sanz considera que los propietarios que se dedican a estas prácticas, "están organizados, tienen más de un piso y amenazan". "Hay plataformas que les dan cobertura", por eso hace un llamamiento a todas ellas y, en particular a Airbnb para "que decida si está con la mafia o con el Ayuntamiento". Insiste en que si se sitúan fuera de la normativa municipal aplicarán "las medidas que sean necesarias, porque no pueden ser que den amparo a este tipo de prácticas".  

Habla Airbnb

Por su parte, la plataforma de pisos turísticos ha enviado un comunicado en el que asegura que ellos tuvieron conocimiento de las problemas que ocasionaba este piso a finales de diciembre y no desde mayo. Aseguran que desde entonces, se investigó el caso y "se tomaron medidas" que incluyen la eliminación de ciertos usuarios. De hecho, Airbnb afirma que desde el mes pasado estuvo "en contacto con el vecino" que ocasionaba los incidentes y "se han eliminado las cuentas vinculadas a esta dirección y reasignado las reservas existentes".

Sobre la falta de ateción a los requerimientos del Ayuntamiento, desmienten las palabras de Sanz e insisten en que la plataforma "ha estado trabajando con las autoridades locales para eliminar operadores comerciales ilegales" desde junio de 2018. Afirman que están "comprometidos" en eliminar a los "malos actores" que puedan haber y por eso se reunen "regularmente con las autoridades de Barcelona" y "trabajan en estrecha colaboración con las fuerzas policiales. Asimismo, recuerdan que recientemente han lanzado un portal de uso exclusivo para esas autoridades para que los cuerpos de suguridad envíen solicitudes legales de información de Airbnb.

Competencias

La regidora aprovecha el caso para reclamar la cesión de más competencias. "No es normal que en determinadas situaciones sea necesario abrir tres expedientes hasta que se pueda actuar con contundencia", cuando en muchos casos asegura que el consistorio tiene la seguridad de que se trata de un piso ilegal. "Cuando el ayuntamiento tiene conocimiento de estas prácticas debe poder hacer algo más que abrir expediente", insiste, por lo que reclama más agilidad judicial y administrativa.

La segunda teniente de alcalde también hace autocrítica para mejorar su actuación cuando tienen conocimiento de estos hechos. La pareja agredida ha reconocido que dirigió a la Administración en varias ocasiones. Sanz adelanta que pedirán a la Generalitat y a la Justicia que les permitan actuar de forma más ágil.