Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vall de Nuria / PIXABAY

Vall de Núria: qué ver y qué hacer en verano

Para quienes, con la llegada del calor y las vacaciones, buscan un destino de montaña, este es, sin duda, toda una tentación

6 min

Seguro que muchos oído hablar del Vall de Núria, un emplazamiento que cuenta con una estación de esquí a 120 kilómetros de Barcelona. Se trata de un destino rodeado de montañas y que se encuentra a casi 2.000 metros de altitud. Cifra nada despreciable para este valle glaciar, al que solo se puede acceder con un tren cremallera. Un gran plan para los amantes de la aventura, de la montaña y de las alternativas a la playa en los meses de verano.

Vall de Núria, que pertenece al término municipal de Queralbs (Girona), es conocido por su iglesia románica del siglo X. Un espacio aislado que ofrece, ya de entrada, el mejor inicio del viaje: un trayecto en ascenso por los míticos desfiladeros que transcurren entre Ribes de Freser y Queralbs hasta llegar al destino. Imágenes sorprendentes en este espectacular camino, en las que la naturaleza alardea de su rica vegetación y en las que los fresnos, los robles y los abedules son los auténticos protagonistas.

Qué hacer en el Vall de Núria en verano

Aparte de todas las propuestas deportivas y de aventuras que se pueden llevar a cabo en esta localización, existen otras alternativas muy interesantes para los que decidan descubrir el valle este verano.

El santuario: una cita con la historia

Quizás sea precisamente la dificultad de acceso que tiene el valle lo que hace que este santuario resulte más sorprendente si cabe. Hay que tener en cuenta que se trata de un lugar de peregrinación y que ya en 1162 consta la existencia de un albergue, hospital para pastores y peregrinos.

De esta época data la talla de madera de la Virgen de Núria, que se encuentra en la actualidad en el santuario. La capilla de San Gil, donde dicen que se encontró dicha imagen, es otra de las visitas obligadas y el enclave que completa este santo paraje.

Un sinfín de rutas en el Vall de Núria

Al tratarse de un puerto de montaña, no es extraño que este espacio esté íntimamente ligado a los deportes de aventura. Un contexto que justifica la oferta de rutas de senderismo para realizar durante los meses de verano. Entre las propuestas, se pueden encontrar desde sencillos paseos, aptos para todas las edades, hasta rutas más complejas y largas. También se pueden hacer travesías y ascensos de alta montaña. Es un destino ideal para los amantes de esta disciplina deportiva.

La ruta de los puentes históricos

Es otro de los planes que sumar a las rutas en el Vall de Núria que propone este bello destino. En este caso, son excursiones o rutas ideadas para visitar los cuatro puentes históricos y emblemáticos de la zona. Quienes se animen a llevar a cabo este paseo comprobarán como la existencia de dos arroyos en el valle es la razón de estos puentes que datan del románico.

Estación de Vall de Nùria (Girona), una de las seis de FGC / EP
Estación de Vall de Núria (Girona), una de las seis de FGC / EP

El lago, otro de los fuertes de este destino

Aunque las temperaturas no son muy altas en los meses de verano, qué duda cabe de que el lago ubicado en el Vall de Núria es uno de los mayores atractivos durante la temporada estival. Es precisamente en esta época cuando los paseos en barco resultan más apetecibles. Un plan al que también tienen acceso los niños a partir de 3 años de edad.

La zona de acampada controlada

Los amantes de la acampada están de suerte en este destino, pues el valle cuenta con una zona específica perfectamente equipada y preparada para acoger esta actividad. Un lugar de acampada controlada en la que se permiten estancias máximas de dos noches. Dispone de 2.500 metros cuadrados con baños, fregaderos y duchas comunitarias con agua caliente.

La excelente oferta gastronómica, los distintos hoteles de las zonas aledañas y la posibilidad de realizar otras muchas actividades, como el teleférico, son otros alicientes por los que elegir este espacio natural para visitar este verano. Sin duda, un destino especialmente pensado para el visitante. Prueba de ello son los paseos en coches de época por la zona, los circuitos de orientación y las rutas virtuales. Toda una suma de interesantes y divertidos planes para la estación que no se limita a la nieve, los esquís y a los deportes de invierno, sino que se reinventa año tras año con la llegada de los meses más cálidos.