Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Centro penitenciario Quatre Camins / EUROPA PRESS

Trasladan a Quatre Camins al preso que agredió a cinco funcionarios en Brians 2

La Consejería de Justicia interpone una denuncia para abrir una investigación tras el episodio de extrema violencia

3 min

La Consejería de Justicia ha cambiado de cárcel al preso que ayer agredió a cinco funcionarios en Brians 2, y que ahora ha sido trasladado a Quatre Camins para que adquiera nuevas rutinas. El recluso se halla en prisión preventiva por los delitos de homicidio, incendio, robo con violencia e intimidación y lesiones como presunto autor de tres muertes violentas en enero de 2020.

Así lo ha anunciado la consellera de Justicia, Lourdes Ciuró, que ha agradecido la firmeza de los cinco trabajadores que se enfrentaron al interno conflictivo que se hallaba en una celda de aislamiento.

Agresión brutal

Los hechos ocurrieron hacia las nueve y media de la mañana, cuando funcionarios de la cárcel ubicada en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) se dirigieron a la celda del Departamento Especial de Régimen Cerrado (DERT) del preso para cambiarle de lugar y poder reparar el interfono.

Pese a que aparentaba estar tranquilo, cuando los funcionarios abrieron la puerta los atacó a puñetazos, patadas y con una rejilla de ventilación.

John Musetescu y la rejilla usada para agredir a los funcionarios de Brians 2 / CG
John Musetescu y la rejilla usada para agredir a los funcionarios de Brians 2 / CG

Cinco funcionarios heridos

Debido a este ataque, tres funcionarios tuvieron que ser trasladados a una mutua sanitaria para que les atendieran de las lesiones sufridas. Otros dos fueron atendidos por los servicios médicos de Brians 2.

Ciuró ha acordado el cambio de cárcel para que el preso abandone el escenario de la agresión, pueda cambiar sus relaciones y experimentar otra realidad penitenciaria. Si le mantenían en las mismas condiciones se corría el riesgo de repetir una situación parecida.

Denuncia de Justicia

Asimismo, Justicia ha interpuesto una denuncia ante el juzgado de Martorell (Barcelona) para que se abra una investigación por esta agresión. La Consejería también se ha comprometido a dar asistencia letrada a los funcionarios agredidos que quieran denunciar.

El preso no tenía diagnosticado ningún trastorno ni se había advertido previamente de que tuviera un riesgo especial, aunque si que tenía un perfil conflictivo y estaba en aislamiento por mala conducta.