Menú Buscar
Dos Misioneras de la Caridad, ante un cartel de Teresa de Calcuta / EFE

Arrecian las críticas a Teresa de Calcuta a horas de su canonización

Sus detractores recuerdan la "opacidad" de las Misioneras de la Caridad y su obcecación por convertir a enfermos terminales

2 min

Renacen las críticas a la Teresa de Calcuta, la monja índia de origen albanés que el Papa Francisco canonizará el domingo en el Vaticano. Sus detractores recuerdan que la religiosa estaba "obcecada" en convertir a la fe cristiana a los enfermos terminales y que incluso les aumentaba el sufrimiento para que se "acercaran a Dios". Además, le afean la "opacidad" financiera de las Misioneras de la Caridad, el orden de la monja, que ven un "culto".

Según informa Business Insider, otras oenegé que trabajan en Calcuta (Índia) cusan a las Misioneras de descuidar la profilaxis. "Son un culto contemporáneo: lavan las jeringuillas con agua del grifo", ha indicado Hemley González, que comanda la ONG Responsible Charity. 

Caridad en los huesos

Por su parte, uno de los periodistas más críticos con Madre Teresa, que el domingo se convertirá en Santa, Christopher Hitchens, ha dejado escrito que la misionera le reveló que "los pobres deben aceptar a sus iguales", en referencia a la caridad al límite.

Una crítica similar lanza Aroup Chatterjee, autor de un libro sobre la devota. "Convertir a alguien que está en sus últimos días es algo asqueroso. Y la Madre Teresa lo hizo de forma regular", ha declarado.

Dos milagros

Ajeno a las críticas, el Sumo Pontífice presidirá el domingo la ceremonia de canonización de la religiosa en Roma, ante la presencia esperada de miles de personas.

La Iglesia Católica ha certificado que Teresa practicó al menos dos milagros cuando salvó la vida de un enfermo terminal bengalí y de una súbdita brasileña que presentaba varios tumores cerebrales.

La existencia de dos milagros en la biografía de un religioso es condición necesaria para la conversión en santo.