Menú Buscar

Los sondeos bendicen a Sánchez y el regreso de Indignada Colau

Lluvia de encuestas favorables a la izquierda en el retorno al tajo. La alcaldesa culpa primero a Crónica Global y luego al resto del mundo de la crisis de seguridad ciudadana en Barcelona

12 min

Se acabó el asueto, aunque en la industriosa Cataluña la tregua vacacional se prolonga desde hace algunos años hasta la Diada, fecha límite de la galbana. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había predicho un gran diluvio de madrugada en Barcelona y su área metropolitana, pero habrá que esperar a ver si esta mañana llueve algo para amenizar la vuelta al trabajo. Las predicciones del servicio meteorológico se parecen cada vez más a la lectura de los posos del café. El cambio climático es la excusa habitual para justificar los fallos, cada vez más habituales. Si los aparatos de precisión son ahora más precisos, las previsiones, más imprecisas.

Mucha más fiabilidad tienen en cambio las cábalas electorales y los augurios demoscópicos, a pesar de que tienen más que ver con la adivinación que con los pronósticos. Sea como fuere, el retorno al tajo viene acompañado de una lluvia estadística, tormenta de sondeos que avala las aviesas intenciones de Iván Redondo, el gurú de Sánchez, de repetir las elecciones. El PSOE volvería a ganar y la suma de la izquierdas alcanzaría la mayoría absoluta. Así lo corroboran los trabajos de El Español y El Mundo.

Por partes, en el primero de los diarios citados, El Español, Alberto D. Prieto analiza y pormenoriza la perjudicial encuesta para la derecha: "Así, en el posible escenario en el que las formaciones de Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal unieran sus siglas bajo la marca de España Suma --que impulsa el PP--, o cualquier otra, la coalición lograría un 32,1% de los votos y 131 diputados. Esto es, casi ocho puntos menos (40%) y cinco escaños por debajo que los que reflejaba la encuesta de intención de voto publicada el domingo por este periódico".

Sigue la pieza: "Y todo porque los de Pedro Sánchez subirían hasta el 36,2% de los votos y los 142 escaños --frente al 31,3% y los 139 que vaticinaba la encuesta de este domingo-- y los de Pablo Iglesias llegarían al 16% (13,9%) y a los 38 diputados (37). En total 180, cuatro más de los que exige la mayoría absoluta en la Cámara Baja. Aún peor solución sería la de que PP y Cs fueran juntos dejando a Vox fuera, como ya han sugerido algunos dirigentes populares, conscientes de que las reticencias del partido liberal al proyecto se acrecientan si éste incluye al partido que ocupa el extremo más a la derecha del tablero político. Si las formaciones de Casado y Rivera se unieran en coalición electoral sumarían el 23,3% de los votos y lograrían 98 diputados. Es decir, siete puntos menos (30,3%) que en caso de ir cada uno por su cuenta y 16 escaños menos".

'La Razón'

Más abultada aún es la diferencia que señala el sondeo de El Mundo, cuyas líneas maestras describe Marisol Hernández: "Los cambios más significativos afectarían al bloque del centroderecha. El PP logra un pequeño repunte y pasa del 16,7% al 19%. Vox baja pero no se hunde, como también indican algunos pronósticos: del 10,3% al 8,3%. Y es Ciudadanos quien obtendría el mayor retroceso: un 15,9% el 28-A y un 11,8% el 10-N. En la traducción a escaños la caída de Cs en unas nuevas elecciones raya en el drama. De 57 a 34, una pérdida de 23. Vox pasaría de 24 a 17, seis menos. Y el PP ascendería de 66 a 78, una docena más. La derecha en su conjunto perdería diputados por la debacle del partido naranja, que vería así alejarse sus opciones de superar al PP. Pablo Casado sería el único jefe del arco conservador, con casi el doble de escaños que Cs".

Continúa la nota con el subidón de la izquierda: "El PSOE conseguiría 145 escaños, 22 más que en estos momentos. Podemos perdería únicamente dos: de 42 a 40. Juntos, 185, nueve por encima de la mayoría absoluta. Pero la suma también tiene una lectura perversa. En la aritmética actual, la ausencia de mayoría absoluta (sólo hay opciones de una mayoría simple y es necesario el apoyo extra de PNV, Compromís y PRC) ha sido el argumento usado por el PSOE para orillar la vía del Gobierno de coalición, pese a que después sin apenas tiempo se sentó a negociar. Los socialistas pasaron semanas arguyendo que no aceptaban compartir Ejecutivo porque juntos no llegaban a 176 y era necesario contar con otros partidos. Con el resultado del sondeo esta excusa ya no sería posible".

El contraste lo pone La Razón, con un sondeo que describe un panorama similar al actual, con variaciones a favor del PSOE, pero en absoluto sustantivas. Firma el análisis Carmen Morodo: "En esta encuesta, realizada entre el 20 y el 24 de agosto, el PSOE volvería a ganar las elecciones, moviéndose entre los 127 y 130 escaños. La repetición electoral daría a Pedro Sánchez entre 4 y 7 escaños más, una diferencia que no altera ni los equilibrios dentro de la izquierda ni tampoco entre la derecha y la izquierda. La formación de Pablo Iglesias puede perder entre 6 y 9 escaños, con una caída en voto del 1,2% respecto al 28-A. La suma entre el PSOE y Unidas Podemos se quedaría prácticamente igual que en la actualidad, lo comido por lo servido, sin que se altere la circunstancia de que las dos fuerzas están lejos de la mayoría absoluta". 

Sigue la información: "En el bloque del centro derecha el reparto de votos confirma un escenario parecido. Con respecto a abril pierden apoyos Cs y Vox, mientras que crece el PP. El partido de Pablo Casado se mueve en el 21,9% en intención de voto, lo que se traduce entre 84 y 87 escaños frente a los 66 actuales. La formación de Albert Rivera puede perder entre 5 y 8 diputados, con una caída del 2 por ciento en intención de voto. La horquilla que le da el sondeo es de 49-52 escaños, y en la actualidad tiene 57. Y, por último, Vox, que cae del 10,3% al 7,7%, lo que en escaños representa una pérdida de entre 7 y 9 representantes de los 24 actuales. Pero más allá del análisis individual, la fragmentación sigue dejando al bloque del centro derecha muy lejos de la mayoría absoluta, y con menos escaños que la suma de Sánchez e Iglesias. Serían 148-156 escaños para la derecha y 160-166 para la izquierda".

LV

Más predicciones. Francesc-Marc Álvaro escribe en La Vanguardia que no se otean en la lontananza catalana grandes revueltas o disturbios; "Las protestas contra la sentencia del Tribunal Supremo unirán momentáneamente a todos los sectores, pero serán también un teatro para medir fuerzas. Las bases del independentismo están preparadas para manifestarse masivamente en apoyo de los dirigentes juzgados, pero las condiciones objetivas del movimiento no han mejorado respecto dos años atrás. Por eso habrá manifestaciones importantes pero es imposible la repetición de la DUI, la imitación de un Maidán a la catalana o algo que se le parezca. Esto se sabe en Waterloo, aunque desde allí se emitan mensajes que invitan a crear el momentum".

Así pues, los acaudalados propietarios de segundas y terceras residencias que dirigen el movimiento insurreccional catalán no están por la labor de incendiar el otoño. 

La alcaldesa ha regresado a Barcelona, en donde ha sido informada de la crisis en materia de seguridad ciudadana. Ahora es Indignada Colau. Resulta que la culpa es de Crónica Global por contar que hay empresas que no reparten en determinadas zonas de Barcelona, de los que difunden los vídeos de las peleas a machetazos, de la fiscal de Barcelona y del consejero Miquel Buch. De todo el mundo menos del gobierno municipal que se cepilló a la Guardia Urbana a petición de okupas, antisistema e indepes radicales. En la pasada legislatura, los comunes tuvieron que nombrar un gerente socialista (Jordi Martí) ante su manifiesta incompetencia. Ahora han entregado la seguridad ciudadana a Albert Batlle. Las gentes de Colau son expertas en crear problemas y derivarlos al PSC, dispuesto a gobernar los despropósitos que le pongan por delante.

Al cierre de esta revista la medallista olímpica Blanca Fernández Ochoa continúa desaparecida. De la nota de Patricia Ortega Dolz en El País: "Los familiares de Blanca Fernández Ochoa se encuentran en una carpa próxima al centro de control, "esperanzados", ha señalado el portavoz policial, "ansiosos por recibir una buena noticia". La principal hipótesis que barajan la policía y la familia es que "se haya podido desorientar" o "haya sufrido algún accidente o caída". Fuentes próximas a la investigación señalaron que la inquietud inicial de los familiares se debía a que la medallista olímpica no estaba pasando por un buen momento y manifestó su intención de aislarse. "Se llevó dos bastones para caminar, pero se dejó su móvil".

2 de septiembre, santoral: Agrícola de Aviñón, Elpidio de Piceno, Nonoso, Próspero de Tarragona y Zenón de Nicomedia.