Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El sindicato Ustec anuncia que el personal laboral del Departamento de Educación se suma a la huelga del miércoles / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Los sindicatos darán el pistoletazo de salida al tercer trimestre escolar con nuevas movilizaciones

Los profesores volverán a protestar contra el 'conseller' de Educación por no escuchar sus demandas y no descartan volver a huelga

5 min

Los sindicatos educativos no dan tregua al conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray. Tras la huelga de cinco días que califican como un "éxito", han anunciado nuevas movilizaciones que darán el pistoletazo de salida al tercer trimestre escolar. A la vuelta de las vacaciones de Semana Santa --el 19 de abril-- los profesores volverán a salir a las calles para protestar contra un titular de Educación que "no ha escuchado" sus demandas y no descartan volver a huelga.

"No será un trimestre tranquilo y, si no conseguimos revertir los recortes, tampoco habrá un inicio de curso tranquilo", han avisado en una rueda de prensa unitaria. Los sindicatos critican que el consejero se esté dedicando a hacer "una campaña mediática" para hacer creer a la opinión pública que el Govern ha atendido 10 de sus 14 demandas. Un "relato falso" que ha llevado a cabo el Departamento y que ha incentivado a la comunidad educativa a seguir movilizándose.

Rueda de prensa unitaria de los sindicatos educativos / CG
Rueda de prensa unitaria de los sindicatos educativos / CG

Quieren "una propuesta seria y firme"

"Seguiremos con las movilizaciones hasta que haya una propuesta seria y firme". Y es que consideran que la Generalitat no se ha abierto a negociar, ni siquiera en las reuniones que tuvieron durante el proceso de mediación previo al parón. Como explicó Crónica Global, los ofrecimientos del Ejecutivo autonómico no mejorarían las condiciones laborales de los trabajadores hasta 2024, como mínimo. "Propuestas que se quedarían en papel mojado", advierte Joan Alís, de Profesores de Secundaria, porque para esas fechas no está garantizada la continuidad del gobierno. 

Lamentan que los encuentros de negociación fueran una "pérdida de tiempo y un engaño", ya que lo expuesto por la Generalitat no daba respuesta a sus demandas. Entre ellas, la reducción de las ratios. Mientras que los sindicatos proponen hacerlo a partir del próximo curso en los cursos de P3 y primero de la ESO, el Govern lo plantea como un reto a largo plazo, que se iniciaría desde P3 y seguiría de forma progresiva durante quince cursos. En este aspecto, los sindicatos están dispuestos a alcanzar un término medio de seis o nueve cursos. 

Una profesora reclamando el 6% del PIB en la manifestación educativa / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Una profesora reclamando el 6% del PIB en la manifestación educativa / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

No hay marcha atrás con el calendario

También exigen la retirada del calendario escolar, que adelanta la vuelta a las aulas al 5 de septiembre en Infantil y Primaria y al 7 en Secundaria y Bachillerato. No obstante, tanto el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, como el conseller Cambray han advertido que no darán marcha atrás al considerar que se trata de una medida positiva para los alumnos. Ello a pesar de que el Consell Escolar de Cataluña haya aprobado la moratoria de un año del dictamen para poder consensuarlo con todas las partes implicadas. 

El alto grado de personal interino es otra de las quejas que le han hecho llegar al consejero, por lo que reclaman maximizar el número de plazas vía concurso de méritos y un pacto de estabilidad para estos trabajadores. También exigen aumentar el 6% del PIB antes de 2025, que actualmente no llega al 4%. Éste es uno de los "incumplimientos" de la Generalitat, así como la recuperación del horario lectivo previo a los recortes. "Estas demandas no son caprichos ni mejoras laborales. Sólo reclamamos lo que ya teníamos", asegura Iolanda Segura, de Ustec. Unas reivindicaciones que "influyen en la calidad educativa" de los niños y que no se solventan por "falta de voluntad política". 

Con todo, los sindicatos siguen en "pie de guerra" contra Cambray, pero también contra Aragonès, quien ha reclamado volver a la mesa de negociación para alcanzar un acuerdo. La comunidad educativa continúa en un contexto de conflicto que no se ha resuelto todavía.