Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la protesta de sanitarios ante el Palau de la Generalitat de Cataluña / CG

Los sanitarios protestan contra los recortes en Cataluña

CCOO y UGT llevan al Palau de la Generalitat su descontento por "una década de ajustes" en el sector sanitario

2 min

Centenares de sanitarios han protestado hoy contra los recortes ante el Palau de la Generalitat de Cataluña en Barcelona. Médicos, enfermeros y otro personal hospitalario han llevado su descontento ante la sede del Gobierno autonómico, donde han pedido "equiparación de convenios" y la reversión de los ajustes en salud. 

La movilización, convocada por CCOO y UGT, ha planteado un abanico de peticiones vinculadas a la sanidad concertada en Cataluña. La parte social del Siscat, los dispositivos sanitarios con convenio con el Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut), pide equiparar las condiciones laborales y sociales de todos los colectivos. 

Negociación del convenio

La protesta ha tenido lugar cuando la renegociación del convenio del Siscat se encuentra varada, como explicó este medio. El acuerdo de condiciones se encuentra caducado desde el 31 de diciembre de 2020, y las conversaciones para firmar una nueva entente --o prorrogar la anterior-- han descarrilado. 

Alejan el pacto entre sindicatos y patronales la petición de mejoras retributivas, avances en la contratación y estabilidad de las plantillas y pautas de alivio en las cargas de trabajo del personal de los centros sanitarios. 

Historial complejo

La negociación de estos planteamientos la ha frustrado la pandemia, como informó Crónica Global. La enfermedad zozobró también el sistema concertado y evitó que sindicatos y organizaciones empresariales iniciaran unas negociaciones que, sin el coronavirus, ya estarían en marcha. 

La historia de este acuerdo, no obstante, es bronca. La sanidad concertada se pasó años sin acuerdo de condiciones desde el antiguo convenio de la Red de Hospitales de Utilidad Pública (XHUP en catalán) hasta 2015, cuando se desbloqueó el pacto. En aquella ocasión, Metges de Catalunya no lo firmó tras pedir un marco laboral propio para su categoría laboral.