Menú Buscar
Vecinos controlan las llamas en la Reserva Natural de los Ancares, en Lugo, ayer lunes / EFE

Los recortes complican a Cataluña ayudar a Galicia

La falta de Bomberos de la Generalitat obliga a ofrecer una dotación "simbólica" de efectivos antincendios a la Xunta

4 min

Los recortes presupuestarios impiden a Cataluña ayudar más a Galicia y Asturias para extinguir el brote de devastadores incendios que sufren ambas comunidades. La falta de Bomberos de la Generalitat en los parques ha obligado al Govern a ofrecer una dotación "simbólica" a los dos Ejecutivos autonómicos.

En el día de ayer, el Gobierno catalán anunció que ha ofrecido tres unidades Graf (Grupo de Apoyo de Actuaciones Forestales, por sus siglas en catalán) y analistas a la Xunta de Galicia para su combate contra los focos aún activos. La dotación total suma unas 20 personas.

Preguntado por Crónica Global, un portavoz de la consejería catalana de Interior precisó que los equipos "se desplegarán siempre que el Ministerio del Interior, que asume las tareas de coordinación, lo autorice".

"No hay personal: faltan 600"

La parte social de los Bomberos matizó mucho más el ofrecimiento hecho por la Generalitat. "La consejería está deseando que la Xunta no los acepte, pues no hay suficientes funcionarios ni para cubrir los 73 parques catalanes", explicó UGT.

Según la agrupación, ello se debe a que de 2010 a 2017, coincidiendo con los sucesivos gobiernos de la antigua CiU de Artur Mas, primero, y Junts pel Sí (JxSí) de Carles Puigdemont, después, no se han incorporado más profesionales a un cuerpo que suma 2.200 efectivos para cubrir toda la región.

"No hubo ofertas públicas de empleo por los recortes presupuestarios. Y ello pese a que el plan director y el plan estratégico de la Dirección General de Prevención de Incendios lo establecía. Ahora faltan 600 empleados para todo el territorio", ha agregado la misma fuente.

Parques descubiertos

De hecho, Bomberos recibirá ahora a 130 nuevos compañeros de la promoción de 2016, la primera que se convocó en siete años. Pero la dotación extra de personal quedará en casi nada por las necesidades operativas del cuerpo.

"Hasta 90 funcionarios en activo ingresan ahora de nuevo en la escuela para convertirse en cabos y sargentos. Son gente que perdemos para las guardias. Quedan 350 bomberos para cada turno en los parques", han explicado empleados de base.

Asimismo y pese a los tuits bienintencionados de consejeros como el de Interior, Joaquim Forn, y de Presidencia y portavoz del Govern, Jordi Turull, el músculo de Cataluña para apoyar los trabajos de extinción en Galicia y Asturias está mermado.

"Los Pirineos y el Prepirineo también están a punto de entrar en alerta de incendio. No se pueden descubrir esas zonas. Y menos con los parques tensionados con el mínimo de personal", ha remachado otra fuente interna.