Menú Buscar
Una atracción de feria vacía / GREMI DE FIRAIRES DE BARCELONA

Los rebrotes dan la estocada a los feriantes

"Estamos en KO técnico", lamenta Marcos Orús, presidente del gremio de Barcelona, tras la suspensión de las fiestas de Blanes

4 min

La pandemia forzó a cancelar los Sanfermines, la Feria de Abril, y las Fallas. Centenares de fiestas mayores fueron también anuladas o reprogramadas y los feriantes, cuya temporada abarca, por lo general, de abril a octubre, lanzaban un SOS ante la incertidumbre. Eso fue dos meses atrás, cuando no sabían si podrían retomar su actividad ni en qué condiciones. Muchos de ellos autónomos de régimen especial (RETA), ni si quiera estaban dados de alta cuando se decretó el estado de alarma, por lo que tampoco han podido acceder a la prestación de 660 euros que ofrece el Gobierno por cese de actividad. “Estamos en KO técnico”, advierte Marcos Orús, presidente del gremio en Barcelona.

Su última esperanza estaba puesta en las fiestas de Blanes. Hasta allí se habían desplazado incluso feriantes de Valencia. El recinto estaba preparado; controles de acceso desplegados, a través de un plan sectorial que los organizadores remitieron al Govern, para velar por las medidas de seguridad frente al Covid-19, pero, finalmente, el consistorio ha decidido suspenderlas. “Los rebrotes y la decisión del Govern lleva a que un día antes de arrancar nos digan que no se celebrarán”, relata Orús a Crónica Global. “No nos queda otra cosa”, lamenta.

Ferias clausuradas

La situación es crítica. Su temporada no ha podido arrancar pese a que han tomado las precauciones necesarias para adaptar sus atracciones a la seguridad que exige la pandemia. Desde el Gremi Industrial de Firaires de Barcelona critican no haber tenido la oportunidad de demostrar que pueden ofrecer un espacio de diversión seguro “con un plan similar al que se presentó en Port Aventura”, apunta su portavoz. “Incluso los gimnasios han podido reabrir aunque ahora tengan que bajar de nuevo la persiana”, compara.

Una atracción de feria vacía durante la pandemia / EFE
Una atracción de feria vacía durante la pandemia / EFE

No tienen ingresos; ya que aprovechan el invierno, época de parón, para poner a punto las atracciones, ni ayudas públicas para substituir. “Nos hemos reunidos con todos los grupos del Parlament, la Cámara ha aprobado una propuesta de resolución que insta a la Generalitat a ayudar a los feriantes, pero de momento no hemos recibido nada”, lamenta Orús. Esta ausencia de apoyo, unida a la prohibición de retomar su actividad se traducirá en una protesta este martes 28 de julio en plaza Sant Jaume, ante el consistorio de la capital catalana.

Sin ayudas públicas

“Saldremos a la calle como el resto de sectores. Lo estamos pasando muy mal”, explica el portavoz de los feriantes, quien lamenta: “en ningún momento nos han dado la oportunidad de demostrar que podíamos hacer una feria segura”. La convocatoria, que se extiende a todo el gremio que ejerce su actividad en Cataluña, se traducirá en un corte de carreteras solo tres días después en caso de que no reciban ninguna respuesta por parte de la administración.

La situación de emergencia de los feriantes no se reduce a la comunidad, sino que se extiende a todo el país. Así lo atestigua Fernando Piqueras, presidente del gremio en Madrid, quien ya lamentó el abandono del Gobierno con el diseño de la desescalada, al no contemplar su vuelta al trabajo en ninguna de las fases. Tampoco en la capital, ni en los municipios aledaños, han podido celebrar ninguna feria, y de momento no han tenido acceso a ninguna ayuda. La situación, advierte Orús, “es insostenible”.