Menú Buscar
Agresión de los ultras independentistas que irán a prisión a varios jóvenes de la plataforma Barcelona con la Selección, en Sant Andreu

Prisión para cuatro independentistas radicales por agredir a dos seguidoras de la selección española

La Audiencia de Barcelona incrementa la pena para los 'red skins' que atacaron una carpa de la plataforma 'Barcelona con la Selección'

3 min

El pasado 4 de junio de 2016, cinco radicales independentistas agredieron a dos chicas de la plataforma Barcelona con la Selección, junto a otro simpatizante de La Roja, que fueron sentenciados por el Juzgado Penal de Barcelona a entre 12 y 18 meses de prisión.

Ahora, tras el recurso interpruesto por la acusación, la Audiencia de Barcelona ha incrementado la pena de prisión a 32 meses para cuatro de ellos mientras el quinto está condenado a 16 meses. Un cambio que sí permitiría su entrada a un centro penitenciario

Animadversión ideológica a lo español

Los agresores, cinco red skins del grupo ulta Desperdicis, fueron condenados a pagar una multa de entre 6.180 euros y 1.800 euros por delitos contra la integridad moral y por otros delitos leves de daños, hurtos y lesiones. Pero las condenas no requerían su ingreso en prisión al no superar los 18 meses.

En la sentencia del Juzgado Penal, la magistrada indicó que cuatro de los cinco actuaron “guiados con el ánimo de animadversión ideológica a todo lo que representa España y lo español, y con la voluntad de hostigar y humillar a las voluntarias”. Ahora, tras el recurso interpuesto por el abogado de la defensa, José María Fuster-Fabra, estos cuatro podrían acabar internados

Así actuaron los radicales

En una carpa instalada en la avenida Meridiana de la ciudad condal en la antesala de la Eurocopa, los implicados en la agresión atacaron a dos chicas de la plataforma Barcelona con la Selección y a otro aficionado al grito de “putas españolas, fuera de aquí, os vamos a matar, putos españoles de mierda, perras españolas, iros a vuestro país, hijos de puta”.

Destrozaron la parada, además de robar un bolso a una de las víctimas, mientras el quinto acusado apareció en un coche desde el que insultó, escupió y mojó con un vaso de cerveza a una de estas personas de la entidad, actuando “con igual ánimo de vejación, humillación y animadversión a lo español y con el fin de crear miedo y desasosiego personal”, según la juez.