Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
EuropaPress 4218391 rotonda donde hombre huia tiroteo empresa seguridad tarragona escapado

El pistolero de Tarragona conocía al mosso al que disparó durante su huida

El presunto autor del tiroteo en una empresa de seguridad de Tarragona y el policía que intentó detenerlo eran socios del mismo club de tiro

4 min

Marin Eugen Sabau, el hombre que abrió fuego contra sus excompañeros de trabajo en una empresa de seguridad de Tarragona, conocía al agente de los Mossos d’Esquadra al que disparó durante su huida. Víctima y agresor coincidieron varias veces en un club de tiro, del que ambos eran socios.

Después de herir de diversa consideración a tres de sus exjefes y darse a la fuga, los Mossos lo localizaron durante un control de carretera. Como se conocían, el agente se bajó del coche, se dirigió a él por su nombre y le pidió que soltara el arma.

No formaba parte del operativo

El policía, que estaba acompañado de dos compañeros, iba en un coche sin logotipar aunque con una luz policial encendida, por lo que Eugen pudo reconocerlos. De los tres agentes de paisano, fue el único que se dirigió al pistolero. Después de dispararle, el fugitivo siguió su huida hasta atrincherarse en una casa abandonada de Riudoms, donde fue neutralizado por la unidad de asalto de los Mossos.

Los agentes no formaban parte del dispositivo especial para detener al sospechoso, aunque se unieron a su búsqueda después de recibir un aviso que indicaba que el sujeto conducía por una carretera muy próxima al punto en el que ellos se encontraban.

Amigos en común

El policía y el pistolero comparten, de hecho, varios amigos en común, también socios del club de tiro. Uno de ellos ha sido citado para declarar como testigo en la causa dado que el día de los hechos recibió una llamada del agente y otra del autor del tiroteo.

Después de conocer que el autor de los disparos era Eugen, el mosso llamó a su amigo para preguntarle si había hablado con él y le pidió que lo avisara si se enteraba de su escondite. Minutos después lo llamó el propio Eugen y le solicitó un correo electrónico al que enviar un escrito que tenía preparado desde hacía varios días en el que explicaba los motivos de tiroteo y detallaba quiénes serían las víctimas.

Declararán el jueves

El mensaje era el mismo que envió a las víctimas minutos antes de entrar en la oficina en la que trabajaba y donde disparó contra los trabajadores. En él explicaba que había tenido desavenencias con sus exjefes por las condiciones laborales y aseguraba que lo habían tratado de forma racista.

El mosso, el amigo común con el sospechoso y los empleados heridos están citados este jueves para testificar ante la jueza que investiga el caso y explicarle sus actos ese día. Eugen continúa en estado grave.