Menú Buscar
El consejero catalán de Salud, Toni Comín, en una comparecencia en el Parlament / CG

Las patronales y UGT dan la espalda a la última ley de Comín

El sindicato se suma a UCH y ACES en el bloque que ha evitado apoyar la nueva ley de fórmulas de gestión del CatSalut

06.03.2017 19:38 h.
4 min

Las patronales y UGT dan la espalda a la última ley que impulsa Toni Comín, consejero catalán de Salud. La Unión Catalana de Hospitales (UCH), la Asociación Catalana de Entidades Sociales (ACES) y el sindicato han evitado aprobar el anteproyecto de ley de fórmulas de gestión del Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut). La triple decisión supone un golpe para el departamento, que ha trabajado hasta el último momento para lograr la unanimidad.

El borrador de la futura ley, que actualiza los procesos de contratación, se ha debatido el lunes en el Consejo de Dirección del CatSalut. David Elvira, director del Servicio, había trabajado para lograr el de todos los miembros antes de la tramitación parlamentaria.

Finalmente, la UCH ha votado en contra y ACES y UGT se han abstenido. El desplante de las dos centrales y la agrupación se suma a la oposición de la Marea Blanca, que también ha dejado claro su rechazo desde el exterior de la sede del CatSalut en Barcelona.

"Maratón de llamadas"

La oposición en el órgano de dirección del CatSalut llega tras un intento frustrado de concitar apoyo. Salud trató de lograr el aval de las dos patronales eliminando un párrafo dedicado a la preponderancia de la "economía social".

El departamento incluso movilizó al presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, y al Consorcio de Salud y Social de Catalunya (CSC), todo ello en vano.

"Las patronales perciben que el texto excluye sus conciertos con el CatSalut. Lo ven un paso más en la política de dilapidar un modelo mixto que lleva más de 30 años de funcionamiento en Cataluña", han explicado fuentes cercanas al encuentro.

Marea Blanca: "Privatización"

Si dentro del consejo de dirección han aflorado las discrepancias, en el exterior la oposición también se ha hecho oír. La Marea Blanca se ha concentrado ante el cuartel general del CatSalut en Barcelona denunciando un intento de "privatización" de la sanidad.

Una portavoz del movimiento ha desgranado los motivos de oposición al borrador. "Por un lado, porque abre la puerta a ceder el patrimonio, básicamente equipamientos, a operadores de otras titularidades", ha explicado.

"Por el otro --ha continuado-- porque integra en la red Siscat, además del transporte sanitario, la rehabilitación y diálisis ambulatorias y la oxigenoterapia. Y cede más poder a los consorcios y entidades de base asociativa".

Larga tramitación

El escollo que ha sorteado hoy Salud del texto es el primero en una larga tramitación que acabará en el Parlamento catalán.

El anteproyecto busca adaptar la normativa vigente de prestación de servicios sanitarios a las directivas comunitarias. Para ello propone modificaciones de la Ley de Ordenación Sanitaria de Cataluña (LOSC), amén de otras regulaciones.

Su aprobación dependerá de la aritmética parlamentaria que exista en el hemiciclo catalán cuando el texto se someta a criterio de los grupos parlamentarios en el plazo de un año o año y medio.