Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Refugio antiaéreo de La Lira (Barcelona), uno de los más de 1.300 que había en la ciudad / AJUNTAMENT DE BARCELONA

El Palau de la Generalitat escondía un refugio antiaéreo de 1938

La galería está construida a cinco metros bajo tierra y conecta con otra que sirvió de archivo durante el franquismo

3 min

El Palau de la Generalitat escondía un refugio antiaéreo de 1938 que ha permanecido oculto desde el final de la Guerra Civil española. Lo han descubierto la Dirección General de Patrimonio y la unidad de subsuelo de los Mossos d'Esquadra. El hallazgo forma parte de uno de los 1.300 refugios construidos tras el inicio de los bombardeos en Barcelona en 1937. Fueron realizados por las Juntas de Defensa Pasiva, que mantuvieron muchas construcciones como esta en secreto.

El refugio está construido a cinco metros bajo tierra y conecta con otro que ya se conocía y que sirvió como archivo de la Diputación de Barcelona​ durante la dictadura, según ha informado este viernes elDiario.es. Ambos están conectados por una galería, también desconocida hasta ahora. Según una inscripción, esta habría sido construida durante la Guerra dels Segadors, en 1645, como túnel de evacuación para los miembros del Palau. Lo que se desconoce es dónde llevaría dicho túnel, ya que el refugio de la Guerra Civil interrumpe el paso de la galería.

Investigación iniciada en 2016

El descubrimiento es fruto de una investigación iniciada en 2016. Aquel año, Josep Maria Contel, presidente del taller de historia del barrio barcelonés de Gràcia y director del refugio de la plaza del Diamant, recibió unos planos de 1937. En ellos estaba incluido un "Proyecto de Refugio en el Palau de la Generalitat de Cataluña".

Contel contactó con Lluís Vivancos, inspector jefe de la unidad de subsuelo de los Mossos d’Esquadra, y se inició la excavación para dar con el refugio. No obstante, los investigadores no pudieron acceder a él hasta tres años más tarde, en 2019. Hallaron el refugio después de haber encontrado el camino en la galería del siglo XVII, que estaba llena de escombros. La galería subterránea tenía acceso a la calle y se encontraron en ella zapatos, ropa, monedas y una pulsera, entre otros objetos. Esto confirma que, pese a no estar terminado, el refugio se utilizó durante los bombardeos de la Guerra Civil.