Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Varias personas sostienen un lazo rojo, símbolo de la lucha contra el VIH / CG

Las ONG catalanas antisida sobreviven porque sus jefes se hipotecan

Las asociaciones de lucha contra el VIH denuncian “abandono” de la Consejería de Salud

4 min

Pidiendo un préstamo personal con el aval de su patrimonio personal. Así sobreviven algunas oenegé catalanas de lucha contra el sida, que denuncian el “abandono” de la Consejería de Salud. El sector ve “estancamiento” en el combate contra el VIH y recuerda que cada día dos personas contraen el virus en el territorio.

“Hemos tenido que pedir préstamos personales con nuestro propio patrimonio para costear los gastos. La Generalitat paga a año vencido, y el presupuesto de subvenciones se estanca. ¿Qué solución nos queda? ¿Cerrar los servicios que ofrecemos?”, lamenta Gemma Ricomà, coordinadora de Acasc.

Propagación

Los “servicios” que ofrece Acasc, cuyas siglas significan Asociación Ciudadana Antisida de Cataluña, incluyen un piso tutelado, asistencia a personas infectadas por el VIH y la prueba gratuita y anónima a quien la demande.

“Hay un problema de comprensión: el virus no se frenará solo. Si no dedicamos recursos y esfuerzos, las personas seguirán infectándose”, avisa Ricomà.

Insuficiente

Un diagnóstico similar comparte Ferran Pujol, del punto de prevención Checkpoint BCN, que hace unos 6.000 test a hombres homosexuales al año. La oenegé se queja de que Salud “ha hecho muy poco” tras detectar un repunte de enfermedades de transmisión sexual en el colectivo de hombres que tienen sexo con hombres.

“En 2015 colaboramos en un estudio pionero con Salud y la Universidad de Barcelona. Concluimos que el 20% de hombres analizados presentaba clamidia o gonorrea. ¿Qué ha hecho el Govern? Poco: prorrogar nuestro presupuesto en este campo”, avisa Ferran Pujol, fundador de Checkpoint Barcelona.

Cambios en Salud

Preguntada sobre la estrategia inmediata de lucha contra el VIH, la Consejería de Salud no ha contestado a los requerimientos de este medio.

Directivos del departamento, sin embargo, indican que el equipo de Toni Comín está reestructurando el área de enfermedades de transmisión sexual.

“Tendrá un departamento propio, que dirigirá el doctor Joan Colom, subdirector general de Drogodependencias y Sida. Es algo que nos había pedido el sector. La cuestión es qué recursos le podemos asignar”,  se pregunta la misma fuente.

Dos años sin plan de choque

Cuando Colom sea nombrado oficialmente, se encontrará una mesa llena de deberes. Por lo pronto, las oenegés le pedirán el diseño y ejecución de un plan de acción contra el sida, que prometió el exconseller Boi Ruiz en 2014 y aún no ha visto la luz.

"Es algo que pedimos desde hace tiempo, incluso lanzamos una campaña en primavera. Hay expectativas con este conseller, esperemos que no defraude", insiste una portavoz del Comité 1 de Diciembre.

En un reunión ya programada en octubre, el sector también le pedirá a Comín un debate sobre la profilaxis preexposición o PrEP, una píldora para personas que pertenecen al colectivo de riesgo y que protege de la infección, con una efectividad cercana al 100%.