Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un ecografía a una mujer embarazada / PIXABAY

La oncofertilidad: superar otra barrera del cáncer

Más del 80% de las pacientes que acuden a esta especialidad consiguen tener un hijo en un tiempo medio de 12 a 18 meses, según la clínica Fertilab Barcelona

5 min

La oncofertilidad, una disciplina médica que conecta la oncología con la salud reproductiva, ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años. Aunque se trata de un campo relativamente nuevo y sin formación reglada, el aumento de casos de cáncer en la población joven ha llevado a que cada vez más pacientes opten por un tratamiento de oncofertilidad con el objetivo de formar una familia tras superar la enfermedad.

El doctor Álex García-Faura, ginecólogo, obstetra, especialista en reproducción asistida y director de la unidad de oncofertilidad en la clínica Fertilab Barcelona, explica a Crónica Global que, aunque muchas mujeres creen que es imposible quedar embarazada tras un cáncer, los últimos resultados demuestran que no solo es posible, sino que, además, el tiempo medio entre la primera consulta y el parto es de 12 a 18 meses.

Álex García Faura,  director de la unidad de oncofertilidad en la clínica Fertilab Barcelona
Álex García Faura, director de la unidad de oncofertilidad en la clínica Fertilab Barcelona / FOTOMONTAJE CG

Ocho de cada diez mujeres lo consiguen

El cáncer puede afectar a la fertilidad de un paciente por distintos motivos. “Por un lado, existen tipos de cáncer que afectan directamente al aparato reproductivo y, por tanto, a la fertilidad”, señala García-Faura. Sin embargo, hay otros tipos de cáncer donde el tumor en sí no afecta a la fertilidad, pero sí lo hace el tratamiento oncológico, la quimio o radioterapia”, asegura.

Aun así, ocho de cada diez mujeres que acuden a la clínica con el objetivo de quedar embarazadas logran traer un bebé sano a casa. “Si han podido preservar sus óvulos o espermatozoides, más de la mitad logrará tener hijos con sus propios gametos”, indica. No obstante, “más del 90% de las mujeres necesitarán finalmente una donación de óvulos o gametos y pasar por un proceso de reproducción asistida”, añade.

Mujer embarazada / PIXABAY
Mujer embarazada / PIXABAY

En qué consiste la oncofertilidad

“Cuando recibimos a una paciente, lo primero que hacemos es valorar cuáles son los riesgos que puede tener el cáncer sobre su fertilidad, y, sobre todo, qué riesgos puede suponer para la mujer el embarazo. En algunos casos el embarazo puede favorecer la reaparición del cáncer”, explica el doctor. 

“Lo ideal es que la paciente acuda a nosotros antes de empezar su tratamiento oncológico. En ese caso, podemos intentar preservar su fertilidad mediante la congelación de óvulos o a través de técnicas que protegen los órganos reproductivos”, subraya. Una vez la mujer ha superado el tratamiento oncológico con éxito, las mujeres que lo requieran tendrán que pasar por el proceso de reproducción asistida.

Jane David junto a su hijo INSTAGRAM
Jane David junto a su hijo / INSTAGRAM

 

 

La importancia de la previsión

“La mayoría de mujeres no saben que pueden ser madres después de un cáncer”, afirma García-Faura, que insiste en la importancia de acudir a la clínica antes de comenzar la quimio o radioterapia. “Hay mujeres que vienen a verme ocho o diez años después del cáncer. Esto hace que, si había alguna posibilidad antes, ya no la haya. Especialmente si antes tenía 33 años y ahora tiene 43”.

Por eso, destaca la necesidad de dar a conocer esta disciplina para que las mujeres sepan que sí existe la posibilidad de ser madres tras la enfermedad. “Las pacientes necesitan que alguien les diga que sí es posible. Las mujeres deben conocer sus opciones, queremos que no se demoren, consulten y se informen”, recuerda el especialista.