Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Centro penitenciario Quatre Camins / EUROPA PRESS

Nueva agresión en la cárcel: un preso arranca un dedo a un funcionario de Quatre Camins

Delegados de UGT Prisiones se encierran en la sede del Departamento de Justicia para protestar por las continuas agresiones, de las que responsabilizan a la consejera Lourdes Ciuró

3 min

Un interno ha arrancado un dedo de un mordisco a un funcionario en la cárcel de Quatre Camins, en Barcelona. Los hechos se produjeron ayer cuando dos funcionarios trasladaban de celda al interno, clasificado en primer grado por ser considerado muy peligroso, según explican desde los sindicatos. El preso se volvió y le mordió al funcionario, que ha perdido parte del dedo pulgar de la mano izquierda. Dos más sufrieron lesiones leves durante la intervención.

Esta nueva agresión ha provocado más protestas por parte de los representantes sindicales, que ya vienen denunciando desde hace tiempo las malas condiciones de las cárceles catalanas, la falta de personal y el envejecimiento de la plantilla. De hecho, 50 delegados de UGT Prisiones se han encerrado en la sede del departamento de Justicia para exigir a la consejera, Lourdes Ciuró, que “actúe” en defensa de los profesionales penitenciarios. Consideran que ella es la responsable de los continuos ataques que ha habido en las cárceles catalanas por “mirar hacia otro lado”. 

No es la primera vez

Desde CCOO también critican la “falta de actuación de los equipos directivos de los centros penitenciarios” para parar la cadena de agresiones “brutales” que se están produciendo y que se repiten reiteradamente en las prisiones catalanas. En la misma línea se ha pronunciado CSIF, que advierten de que estos episodios se podrían haber evitado “si se hubieran tomado las medidas de seguridad oportunas”.

En octubre, este mismo interno le arrancó la oreja a otro preso durante una pelea. También acumula partes por amenazas a funcionarias, escupitajos e insultos machistas hacia ellas, pero “los servicios penitenciarios no han hecho nada al respecto, ningún protocolo ni seguimiento”, critican desde CSIF. Por su parte, ACAIP ha considerado que la agresión  "es consecuencia directa de la aplicación de las Circulares 2/2017 sobre los DERT y la Circular 2/2021, sobre la contención de internos agresivos, que han dejado al personal penitenciario sin herramientas para gestionar las conductas más inadaptadas y violenta".