Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Foto autismo 1

Los niños con autismo también tienen su casal inclusivo de verano

La asociación Otfic fomenta la inclusión real de los menores con diversidad funcional en un entorno donde comparten experiencias con otros compañeros

9 min

Por tercer año consecutivo, la Asociación Otfic organiza en Castelldefels (Les Botigues de Sitges) su casal inclusivo de verano en colaboración con el centro Shaka Surf Castelldefels. Es un entorno donde todos los niños, con o sin diagnóstico, comparten espacios y experiencias durante las cinco semanas de julio. Una vez más, sus fundadores realizan una llamada a la conciencia social con el fin de obtener la ayuda económica necesaria que les permita disponer de los recursos mínimos necesarios para sacar adelante una tarea tremendamente costosa pero muy beneficiosa para todos los que forman parte de ella.

El principal leit motiv de este casal es, como explica el presidente de Otfic Antonio Robreño, “concienciar y sensibilizar de que los niños y niñas autistas tienen el mismo derecho que los demás a participar, aprender y divertirse juntos”. Eso sí, es básico un cambio de paradigma. La inclusión real es un reto en la sociedad actual, no solo en la escuela sino también en los casales de verano. Otfic rompe con la rigidez del sistema en el que se pretende que todas las personas se adapten a una manera estandarizada de hacer y sentir las cosas y se adapta a las características de cada individuo.

20201012 083244
Niños y niñas comparten experiencias en un entorno natural e inclusivo / OTFIC

Personal cualificado

La asociación viene demostrando a cada oportunidad que si se dispone de los recursos adecuados, estos casales inclusivos son absolutamente viables teniendo en cuenta las diferentes capacidades de sus participantes. Sin embargo, requiere de tal esfuerzo económico que resulta imprescindible la aportación extra de personas, entidades y empresas.

El motivo de que estos casales no sean especialmente económicos radica en la necesidad de disponer de terapeutas especializados, pues no basta con los monitores de ocio y deporte habituales de este tipo de actividades. Es indispensable personal cualificado que acompañe a los menores para facilitar su participación en las actividades y cubrir sus necesidades, ya que su manera de funcionar no es ni mejor ni peor que el resto, pero sí es diferente.

Apoyo externo

Por este motivo han recurrido a la Fundación Mi Grano de Arena, la plataforma de crowdfunding social y solidario líder en España. Para que esa inversión sea asumible para los padres, la asociación necesita microdonativos que cubran parte del presupuesto.

La ratio por la que se decanta Otfic es de un terapeuta por cada usuario con diversidad funcional inscrito, y eso implica la necesidad de disponer de más recursos. Este es el motivo por el que ha puesto en marcha diversas campañas de donativos. El objetivo es alcanzar la cifra de 2.500 euros necesarios para cubrir las necesidades básicas del casal. En Cataluña, no existen casales inclusivos con este formato basado en la participación de terapeutas ocupacionales. Algunos solo aportan monitores con poca o directamente sin formación en autismo, circunstancia que no facilita la participación del niño al no adaptar las actividades a sus necesidades.

Terapia ocupacional

A las familias con hijos o hijas con neurodiversidad les cuesta mucho encontrar un casal de verano inclusivo en el que no sólo se haga un acompañamiento que garantice su seguridad, sino que también se fomente la participación y la inclusión real de los menores autistas, con el objetivo claro de que aprendan, participen y sociabilicen.

El equipo de Otfic está compuesto por profesionales de diferentes disciplinas profesionales, como terapia ocupacional valorando en caso de ser necesario el enfoque de la integración sensorial, monitores de ocio y deporte formados, estrategias educativas adaptadas o nuevas tecnologías TIC. El concepto de trabajo de esta organización es que todos sus profesionales conocen las pautas de las otras disciplinas y entre todos los miembros del equipo determinan de manera conjunta los objetivos terapéuticos y de ocio a trabajar para cada caso.

 
 
 
 
 
IMG 20190710 WA0023
Niños y niñas durante una de las actividades acuáticas del casal / OTFIC

Metodología Otfic 

Esta metodología se denomina Otfic (ocupación, tecnología, familia, integración sensorial y comunicación). Es un concepto de atención integral a la neurodiversidad en el ámbito educativo, sanitario, social y familiar, compuesto por estrategias de intervención adaptables que favorecen el desarrollo individual de cada usuario mediante el empoderamiento y la participación activa de la familia.

Los casales de verano de Otfic están diseñados para que puedan acceder todos los menores, tengan o no diversidad funcional. Para ello, el equipo está configurado tanto por monitores propios de las actividades lúdicas sensibilizados como por profesionales especializados en la diversidad. En concreto, la totalidad del equipo de terapeutas ocupacionales, junto al equipo de monitores de ocio y técnicos de deporte, diseñan y adaptan las actividades para conseguir que todos los asistentes participen, aprendan y se enriquezcan juntos.

Crece la demanda

Debido al auge de la demanda, el número de plazas se ha incrementado, hasta el punto de que hay listas de espera. El precio es común para todos, independientemente que sus hijos tengan o no autismo. “La inclusión comienza porque todas las familias paguen lo mismo, sin discriminación por coste”, aclara el presidente de Otfic.

Mientras la ratio habitual es de un monitor por cada ocho niños, cuando el autismo se hace presente la proporción es de un terapeuta por cada individuo en edad infanto-juvenil. Otfic tiene previsto acoger este verano 30 niños con diversidad funcional, seis por semana. De esta forma, se duplica la cifra del año pasado, cuando fueron tres semanales. El equipo terapéutico estará formado siete personas. Esta circunstancia exige disponer de seis terapeutas especializados y una voluntaria que, unido a los gastos de recursos materiales del casal, hace que el presupuesto se dispare.

20201012 083227
Una monitora juega con uno de los niños que asiste al casal inclusivo / OTFIC

Entidad no lucrativa

Un casal de verano verdaderamente inclusivo debe adaptarse a los menores, independientemente de sus capacidades. La visión de la asociación es la misma desde su origen en 2018. Su objetivo es ofrecer servicios terapéuticos dirigidos a la atención de menores con trastornos del neurodesarrollo (especialmente autismo) y de sus familias.

Como entidad no lucrativa, procura obtener los mejores recursos materiales, tecnológicos y profesionales para que los niños con autismo mejoren al máximo su calidad de vida. En su ideario, son los propios niños quienes que deben marcar los límites y no la falta de recursos adecuados, adaptados y coordinados.

Participar y disfrutar

Su libro de estilo marca que aquellos niños y jóvenes con diversidad funcional tienen el derecho a poder participar y disfrutar del casal del mismo modo que el resto. Para ello, las actividades deben adaptarse a las necesidades individuales de cada niño y niña. Además, al ser un casal de verano, las actividades tienen relación con el aire libre, como paddle surf individual, paddle Surf gigante, surf, kayak, actividades en la playa y otras actividades que requieren una parte importante del presupuesto.

Los casales inclusivos de este verano implementan las medidas y protocolos de prevención recomendados por la empresa de prevención de riesgos laborales para garantizar al máximo la seguridad de todos los participantes y de todo el equipo terapéutico.

20201012 083308
Equipo de monitores y terapeutas que trabajan en el casal y fomentan la inclusión real de los niños con autismo / OTFIC