Menú Buscar
Museo Modernista de Barcelona es una de las propuestas alternativas a la red de museos tradicional / MMBCN

Los museos más curiosos de Barcelona

Algunas propuestas de visitas culturales alternativas en la ciudad, lejos del MACBA, el MNAC o la Pedrera

12.05.2019 00:00 h.
5 min

En tan solo unos días, el 18 de mayo, se celebra la Nit dels Museus, en la que todos los museos públicos y algunos privados de la capital catalana, además de muchas galerías permiten que los ciudadanos visiten sus colecciones de forma gratuita entre las 19:00 horas de la tarde y la 1:00 de la madrugada.

Las largas colas son habituales en los lugares más turísticos, populares o con una entrada más cara, como la Pedrera (con entradas agotadas), el Museo Egipcio, el Museu d’Art Nacional de Cataluña (MNAC) o la Fundació Tàpies, entre otros. Pero ¿qué otros museos menos conocidos vale la pena visitar en Barcelona?

Colecciones curiosas

Antes de adentrarnos en el terreno, debemos saber que en el mundo existen museos con temáticas de lo más variadas y extravagantes. Es conocido el museo de los penes de Reikiavik, pero no es el más extraño que podemos encontrar. En Turquía hay un espacio dedicado al cabello; en el Reino Unido, uno centrado a las cortadoras de césped y en Estados Unidos, uno de comida quemada y otro sobre las cucarachas. Eso sin contar con las galerías que exponen criaturas monstruosas o fideos instantáneos en Japón.

Barcelona posee una gran variedad de museos y galerías de arte que son únicas en Europa, como la Fundació Suñol, el MACBA, el CCCB y la casa Batlló (ahora en obras), entre muchos otros. No obstante, hay establecimientos que se dedican a coleccionar artilugios de lo más extraños.

Carrozas y cannabis

Museo de las carrozas fúnebres. Esta colección se creó en los años 70 del siglo pasado y se encuentra en el cementerio de Montjuïc. En ella se pueden ver 29 piezas originales de lujo: 13 carrozas fúnebres, 6 carruajes de acompañamiento y 3 coches de motor que sustituyeron a estos antiguos vehículos.

Exposición de carrozas fúnebres / CBSA

Exposición de carrozas fúnebres / CBSA

Hash marihuana and hemp museum, más conocido por Museo del cannabis, es la versión barcelonesa de este centro que también está en Amsterdam. La colección abarca todos los aspectos de esta famosa planta, desde cómo se cría a sus aspectos medicinales, las investigaciones científicas en torno a sus beneficios y también su historia.

Perfumes e ilusiones

La presencia de este museo suele pasar desapercibida porque se encuentra en el interior de la perfumería Regia, en el Paseo de Gràcia. Es una recopilación de frascos, etiquetas y material publicitario de los perfumes con más de 5.000 piezas. Lo fundó uno de los perfumistas más conocidos de la ciudad, Ramon Planas, en 1961.

Uno de los fondos más populares del museo de ilusiones / BIGFUN MUSEUM

Uno de los fondos más populares del museo de ilusiones / BIGFUN MUSEUM

El museo de las Ilusiones (Big fun) es el primero de este tipo fuera de Rusia. Abarca 600 metros cuadrados de exposición inmersiva pensada para que el visitante pueda hacer fotografías en las que parezca que forma parte de alguna escena surrealista. De hecho, en el suelo hay unas marcas en las que se indica el lugar idóneo para captar la instantánea para que la perspectiva sea perfecta.

Únicos en su especie

Rey de la magia es una tienda que se abrió en el 1881 en la calle Princesa y, además de ofrecer cursos y talleres sobre las artes mágicas, conserva su estructura y estética originales. No se trata de un museo per se, pero tras tantos años dedicándose al ilusionismo, su colección podría considerarse museística.

Otro centro más que destacable es el Museo Modernista de la calle Balmes. Es el único en Europa especializado en el Modernismo catalán, por lo que el edificio donde se ubica es de este estilo arquitectónico y fue diseñado por Enric Sagnier. Su muestra contiene más de 350 obras entre pinturas, esculturas, mobiliario y vidrieras de 42 artistitas muy representativos de esta corriente. Entre ellos Antoni Gaudí, Joaquin Mir y Santiago Rusiñol.