Menú Buscar
Imagen de la coctelería Smart, ante la que se ha producido el homicidio por ataque con arma blanca / CG

El robo de un móvil, detonante de la 15ª muerte violenta del año en Barcelona

Una cliente de 26 años de la coctelería Smart muere al defenderse de la sustracción de su dispositivo; el controlador de acceso, que la ayudó, está herido

04.09.2019 09:51 h.
5 min

Un móvil. Un dispositivo ha provocado la 15ª muerte violenta del año en Barcelona. Una cliente de 26 años de la coctelería Smart del Puerto Olímpico de Barcelona ha perdido la vida al tratar de defenderse de un intento de robo del aparato. El controlador de acceso del local, que la ha tratado de socorrer, ha resultado herido.

Según han informado fuentes empresariales de la dársena, en la que operan unas 30 discotecas y clubes de noche, los hechos han ocurrido en Smar, pero fuera del establecimiento. El negocio del Moll de Mestral fue traspasado recientemente y pertenece a los mismos dueños que la discoteca Joker, también situado en el puerto deportivo. Las fuentes consultadas subrayan que la propiedad no pudo hacer nada para salvar a la chica, que fue traslada al hospital tras resultar herida y perdió la vida en el centro sanitario.

Segunda muerte en el Puerto Olímpico en verano...

Los Mossos d'Esquadra han confirmado que recibieron el aviso de una pelea sobre las 03:00 horas de la madrugada, y que acudieron al lugar, donde hallaron a los dos apuñalados. La chica fue trasladada a un centro hospitalario, donde se declaró exitus. La División de Investigación Criminal (DIC) ha asumido la investigación del caso, en el que jugará un papel relevante las videocámaras del lugar. Precisamente, la dársena de ocio nocturno tiene pendiente reforzar este circuito y ampliar la vigilancia de seguridad privada en un plan presentado tras la muerte de un chico chino de 22 años por una paliza en julio.

Lee, discotequero asiático, perdió la vida ante la discoteca Zich del Puerto Olímpico tras ser apaleado la madrugada del 28 julio. No constan aún detenciones por los hechos que protagonizaron, según indicaron entonces fuentes policiales, otros jóvenes de origen ruso o del Este de Europa. En el plano político, aquella muerte provocó el despliegue de antidisturbios de la Brigada Móvil de los Mossos y de la nueva unidad de refuerzo policial de la Guardia Urbana (antigua USP y URPE) en el Puerto. El dispositivo no ha podido impedir la pelea mortal de esta madrugada y salvar a la chica.

...y 15ª en Barcelona en un año

Además de colocar el foco en el dispositivo policial --que resultó insuficiente-- en esta zona de ocio, la muerte violenta de la madrugada del miércoles en Barcelona tiene otra derivada. Es el 15º presunto homicidio del año en la urbe, una cifra muy superior a la media de los últimos seis años (12 casos por año); que supera a la de 2017 (14), cuando hubo un atentado yihadista con múltiples muertes en Las Ramblas y que solo iguala el ejercicio 2013. No obstante, el año en curso no ha finalizado, sino que queda un trimestre entero que podría hinchar aún más el fatal conteo de las muertes con violencia en la capital catalana.

En el cómputo anual, el fallecimiento de la chica de 26 años ante la discoteca Smar de la ciudad condal sigue al descubrimiento del cuerpo sin vida de dos ancianos en el barrio de La Bordeta (25 agosto); a la muerte por apuñalamiento de un hombre de origen dominicano en el barrio de Vilapicina (16 de agosto); al hallazgo del cuerpo de una mujer en Can Tunis (12 de agosto); a la muerte de una persona por una pelea entre sin techo en Arc de Triomf (8 de agosto); el óbito del joven chino del Puerto Olímpico (28 de julio); la muerte por arma blanca en la plaza Folch i Torres del Raval (25 de julio); la ejecución del patinete de Poblenou (12 de julio); la muerte por una pelea ante un locutorio en el Eixample (10 de julio); la ejecución con arma de fuego ante la peluquería Spejo's de Sarrià (6 de julio) y el óbito accidental de la viceministra coreana Hyewon Kim tras sufrir el tirón de su bolso ante el centro comercial de Diagonal Mar (27 de junio). Estos son solo los casos registrados en verano. Otros tres se contaron en el primer semestre, antes de la temporada alta en Barcelona.